El adjetivo cultural está prodigándose cada vez más entre los nuevos negocios de la ciudad. Innovación y vanguardia se combinan con grandes dosis de implicación por parte de los emprendedores que deciden pescar en unas aguas revueltas esquilmada de peces. Sergio Harillo, uno de los blogueros más activos de la cultura sevillana, ha decidido tirarse a la piscina y abrir una librería cultural a la sombra de Santa Catalina, en la calle Francisco Carrión Mejías. La ilusión ha ganado la partida a la incertidumbre dando lugar a La Fragata Azul, un espacio multifuncional que promete reflexión, debate y, por supuesto, cultura.
Pregunta. ¿Por qué una librería cultural?
Respuesta. Más que de librería me gustaría hablar de pequeño espacio cultural. En La Fragata Azul puedes encontrar libros sobre Sevilla, Arte, Patrimonio, Diseño, Fotografía o Arquitectura, pero también ver una exposición, comprar objetos diseñados por artistas o asistir a una mesa redonda sobre temas de actualidad en la ciudad.
P. ¿Ha sido difícil la decisión de abrir un negocio cultural dados los tiempos que corren?
R. No ha sido nada fácil. Llevaba con esta idea mucho tiempo, pero no terminaba de dar el paso para materializarlo. He tenido que sentirme completamente preparado para enfrentarme a la idea de montar una empresa, que no es algo que se pueda tomar a la ligera.
P. ¿Qué singulariza a La fragata azul?
R. Es un espacio polivalente donde disfrutar de la cultura en todos sus aspectos. No es un comercio al uso, sino un lugar donde poder debatir, conocer y, por qué no, crecer como persona participando en las actividades culturales que se organicen.
La fragata azulP. ¿En qué se traduce el adjetivo «cultural» de librería?
R. La cultura está muy presente en La Fragata Azul, no sólo en el sentido clásico del término. Cuidar nuestro Medio Ambiente o luchar por un urbanismo que haga nuestras ciudades lugares más humanos también es cultura y también está presente en el espacio.
P. ¿Qué tipo de actividades programáis?
R. La Fragata Azul nace de la experiencia del Blog «Cultura de Sevilla», un lugar de encuentro donde no sólo se puede obtener información sobre un concierto o una exposición, sino seguir proyectos de actualidad de la ciudad, como futuros centros culturales, el devenir de la industria cultural o el seguimiento de las obras de una nueva zona verde. Todo ello pretendo que tenga su reflejo en la programación de La Fragata Azul. Las dos primeras actividades que se han organizado son buen ejemplo de ello: una mesa redonda sobre el futuro del Teatro Cervantes y un recital de poesía en el que música y poesía se fundieron deleitando a los asistentes.
P. ¿Cómo ha recibido el barrio la apertura?
R. La respuesta ha sido muy positiva, son varios los vecinos que han venido a conocer el espacio y me han felicitado por abrir algo novedoso en el barrio. En un momento donde se están cerrando muchos comercios, los vecinos ven con buenos ojos que se inauguren nuevos espacios.
P. ¿Corren buenos tiempos para emprender?
R. Emprender siempre es difícil y conlleva mucho miedo. La situación económica actual es la que es, ante eso podemos resignarnos o intentar ofrecer algo novedoso a ver si entre todos podemos empezar a cambiar las cosas.
P. ¿Qué ha sido lo más difícil?
R. Tomar la decisión de lanzarte a la piscina es lo más difícil, porque implica mucho riesgo personal. En el ámbito del negocio, prácticamente todo ha sido nuevo para mí, he tenido que informarme mucho sobre los trámites a seguir y la burocracia necesaria para poner en marcha una empresa.
P. ¿Qué esperas del futuro en esta nueva andadura?
R. Aportar mi granito de arena al panorama cultural de la ciudad. Me gustaría que La Fragata Azul sea un lugar acogedor donde la gente que venga se sienta a gusto y pueda disfrutar de las actividades que se organicen. Que la gente salga de aquí contenta es para mí lo principal.