Cuando no toca ni dirige, trabaja frente al ordenador. Responde e-mails, atiende el teléfono y de vez en cuando le dice a su perra, Camila, una mastín que aúlla afinada cuando suenan las Danzas Húngaras de Brahms, que se siente y no moleste al periodista. En los discos que hay en su estantería, junto a las grandes obras de Beethoven o Dvorak, Los secretos, Les Luthiers, Mika y Queen. En la pared, carteles con los conciertos de Almaclara, y láminas de Diego Rivera y Klimt. Beatriz González Calderón (Cádiz, 1985), trabaja a contrarreloj para que el I Festival de Música que organiza su orquesta, la Orquesta de Cámara de Mujeres Almaclara-Inés Rosales, sea todo un éxito. Se llama Avanzadoras y se celebrará en la Sala Cero (calle Sol) todos los martes de noviembre. El primero, el día 4.

Pregunta. Usted dirige una orquesta de mujeres que interpreta música clásica. ¿Es más valiente o inconsciente?

Respuesta. No considero que sea valentía ni inconsciencia. Es mi profesión, lo que amo, lo que he conocido desde que nací -soy hija de pianista- y para lo que me he formado. No me planteo otra opción que dedicarme a la música.

P. Hablemos del Festival Avanzadoras… ¿Por qué?

R. Creo que es necesario abrir la música clásica al publico en general. Existen muchas etiquetas que suponen barreras para el público no formado en la música clásica. Debería ser algo mucho más simple, como ocurre con cualquier otro tipo de música. Nuestro objetivo es que la música despierte emociones en la gente.

P. Como festival, ¿cuál es el hilo conductor?

R. Principalmente, la mujer. Los cuatro conciertos son interpretados íntegramente por mujeres. Y por otro lado, la música clásica, a la que nos acercamos desde cuatro perspectivas diferentes, intentando avanzar en el concepto clásico de la música. De ahí el nombre del festival.

Beatriz González, directora de AlmaclaraP. ¿Cuáles son esas cuatro perspectivas?

R. El cine, la danza, el flamenco y el carácter histórico que tiene la música.

P. ¿Es un festival para todos los públicos?

R. Por supuesto. Queremos dar todas las facilidades para que cualquier persona de cualquier edad, de cualquier ámbito, pueda disfrutar de la música clásica. Queremos acercarnos a la ciudad.

P. Si le digo que me asusta la mezcla entre el flamenco y la música clásica… ¿cómo me convencería de que son compatibles?

R. Es música. Es lo que hablaba de las etiquetas. ¿Por qué hay que diferenciar entre clásica y flamenco? Pretendemos emocionar al público con nuestro trabajo. El esfuerzo se centra en transmitir las emociones, que es lo que hace la música, con independencia de su estilo. Con cabeza, pero con mucho corazón. Yo hago música clásica, pero soy andaluza. El flamenco también lo he vivido desde pequeña, en paralelo a mi formación como músico.

P. Los artistas, entre ellos los músicos, se quejan de que la crisis les afecta…

R. Nos afecta, como a todo el mundo. Lo que me parece doloroso es la poca importancia que se le da a la cultura, cuando considero que es tan importante como respirar. ¿Acaso alguien puede pasar un día entero sin oír música, pensar en música, imaginarla…? Creo que la cultura es la llave para acceder a la libertad. Un pueblo sin cultura nunca va a ser libre, por lo que no debemos consentir que se nos prive de la cultura. Y si no se nos priva, al menos se nos están poniendo muchas trabas para acceder a ella…

P. En cualquier caso, la crisis la sufren las personas, los músicos, pero ninguna crisis ha podido acabar con la música, ¿por qué?

R. La música es vida. No quiero parecer una mística, pero creo que la música es fundamental para vivir. También es verdad que los artistas somos un poco testarudos, cuantas más dificultades se nos ponen, más nos empeñamos en demostrar por qué merece la pena apostar por ello. Y eso también influye.

Beatriz González, directora de Almaclara.

P. Su orquesta se llama Almaclara…

R. …Por Alma Mahler y Clara Schumann.

P. ¿Y lo de Inés Rosales?

R. Inés Rosales fue una mujer avanzada a su tiempo. Consiguió hacer de una receta familiar una empresa que en la actualidad es de las más consolidadas del país, que sigue avanzando y evolucionando. Por eso nos pareció interesante solicitar el apoyo de esta empresa, que cree en la mujer y apuesta por la juventud y la cultura. No debemos olvidar que la figura del mecenas ha sido fundamental a lo largo de la historia y que gracias a ellos muchos de los grandes compositores han podido crear las obras maestras que han llegado hasta nuestros días.

P. Dígame, sin pensarlo, un compositor, rápido, el primero que se le venga a la mente…

R. Brahms…

P. Y ahora elija: ¿Brahms o Queen?

R. ¿Por qué hay que elegir? Cada música tiene su momento y su espacio.

P. Bien, de acuerdo, hay un momento para cada música. ¿Qué banda sonora le pondría a este momento de su vida?

R. ¡Jajaja! En estos días de preparación del festival elegiría La danza de los sables, de Khachaturian…

P. ¿Y a esta entrevista, qué música le pega?

R. Pues… (no termina de responder. Abre Spotify en su ordenador y pone un tema de Adrien Moignard con la DR Big Band) Creo que esto (y sonríe).