Si la bodeguita del Medio en La Habana la populariza medio Hollywood que buscaba por allí la fórmula exacta del mojito, los que vienen de lejos se llegan a Casa Morales buscando la esencia de la taberna sevillana para propagarla mucho más allá del río y el Arenal. Esta casa moraliza al mundo con tintos de tierras calientes. Eso cree su propietaria, Reyes Morales, que se declara muy feliz en cualqiuier rincón de su taberna. Una taberna con mostrador de caoba y tinajas manchegas donde hablan más los tertulianos que la tienen por santuario que sus paredes. Reyes Morales es sevillana de interiores: placita de Santa Marta, la Puerta del Perdón, los nardos de la Virgen de los Reyes. Y dice que no hay nada más perfecto que ver venir a un palio. Su Amargura vive en San Juan de la Palma. Su hambre la sacia el misterio panadero. Y su alegría juega, disfruta y se rumbea en Nervión…

-Usted es farmacéutica, ¿verdad?
-Sí señor.

-Pero entendió bien pronto que el mejor antidepresivo era el Moralzepán…
-(Risas) Sí que es verdad. Lo entendí pronto. Y es el mejor relajante del mundo. Por eso dejé la farmacia y me hice cargo del negocio familiar.

-Con tres biberones sale uno de aquí más contento que el tocólogo de Beyoncé…
-(Risas) Vive a gusto y olvida los disgustos. Claro que sí.

-Estáis entre las bodegas más antiguas de Sevilla. ¿Cuándo se fundó?
-En 1850. Por Leocadio Morales Prieto, mi bisabuelo, oriundo de Valdepeñas. Llegó, vio a mi bisabuela, se enamoró y se quedó en Sevilla para abrir Casa Morales.

-Si esos años se pudieran medir en litros de vino: Melonares se queda hecho un charquito…
-El dueño del Rinconcillo estuvo una noche aquí y se tomó unos tintos conmigo. Y me dijo: ¿te imaginas si se vertieran por Sevilla los tintos que la gente se ha tomado en El Rinconcillo y en Morales la arriá cómo sería? ¿Y la de ahogados que iba a haber?

-Como testigo de su tiempo, Morales tiene una balazo de la guerra civil.
-Así es. En una de las columnas que dan a García de Vinuesa. Todavía está la bala. Al parecer venía de fuera. Al menos eso me contaron a mí.

-Aquí paraban los de la Peña del 77…
-Ellos decían que venían a moralizarse. El marqués de las Cabriolas trabajaba en la Previsión Española y el conde de las Natillas era el obrador de la confitería La Campana.

-También paraba Martínez de León
-Muy amigo de mi padre. Recuerdo que todos los años felicitaba la Navidad con una de sus caricaturas. En la bodega tenemos algunas colgadas.

-Y Gustavo Bacarisas…
-También fue muy amigo de mi padre. Se sentaban arriba, en la oficina, y se pasaban el día charlando. Ambos estaban enamorados de Sevilla y pienso que era de lo que más hablaban.

-Beto no para por aquí porque últimamente para poco, que si no también, ¿verdad?
-(Risas) Beto no viene. Pero quien venía mucho era Escudé. Que mandaba a todos los franceses a moralizarse.

-Lo que más distingue a su bodega es que sigue siendo bodega de mostrador de caoba y tinajones manchegos. ¿Sabemos algo de su historia?
-Creemos que la parte del mostrador de caoba data de los primeros años de la bodega y puede que la madera viniera de Cuba; la de los tinajones, mi tío que nació en el año 1908, recordaba que las vió hacer, siendo él un chaval. Esas tinajas, por los medios que había entonces, se hacían in situ, no se transportaban y son típicamente manchegas.

-¿Recuerda alguna papa señorial, brillante, de oda y museo?
-¿Papa aliñá?

-No papa gorda…
-Todos los días se registran unas papas muy ilustres. Pero guardamos el secreto de confesión.

-No es la suya una taberna de muchas fotos en las paredes. Pero la de Katherine Deneuve luce como el sol
-Y de hecho vienen muchos franceses para ver la foto. La foto está hecha en la taberna, delante de una tinaja y la publicó en su día el Blanco y Negro. Pudo ser de una feria en la que la actriz viniera a Sevilla.

-Y las caricaturas de Martínez de León…
-Hay una muy buena. Del año 1961. Y se ve a Serrano cámara en ristre en lo alto de un barril flotando entre las aguas de la «riá» de aquel año.

-¿Después de los toros la taberna se convierte en agóra o desolladero?
-Depende de la corrida. Como la corrida haya sido buena la gente torea en la misma taberna y corre la manzanilla. Pero si ha sido mala, la cosa se pone seria.

-También es lugar de encuentro de capillitas…
-Un amigo mexicano de mi padre, aficionado a los toros y sobrino del marqués de las Cabriolas, se comprometió a traer el carey de México y mi padre puso la plata. Para la cuz de guía de los Panaderos. El mexicano se llamaba Leopoldo Domínguez.

-Hablando de cruces: me han contado en su taberna que durante unos días habrá descuento real en el Moralzepán para los que le sientan mal la ensaladilla y las patas rusas…

-(Risas) Tengo verderones entrañables entre mis amigos a los que les voy a dar una ración especial de Moralzepán…Ya sabes que el tinto de Morales te quita todo los males.