Sol y Piluca pueden presumir de tener uno de los negocios más dulces del Casco Antiguo. Estas cuñadas, y sin embargo socias, regentan «I love chuches», una pequeña tienda situada a la espalda del Arco del Postigo. Organizan eventos y sus productos se pueden ver en bodas y comuniones. Grandes empresas ya han confiado en estas dos mujeres emprendoras expertas en golosinas.

–¿De dónde surge la idea de montar «I love chuches»?

–Pensamos en montar un negocio cuya inversión no fuese excesiva, que fuese novedoso y con posibilidades en Sevilla. Y gracias a un evento y a un proyecto de galletas personalizadas que teníamos en mente todo salió rodado.

–Vuestra empresa es algo más que una tienda de golosinas

–¡Y tanto! La tienda además de vender productos, funciona como showroom u oficina, nos hemos dado cuenta que a la gente le encanta venir a vernos, es una experiencia única para niños y adultos. Tenemos registrada una marca muy buena: I Love Chuches, un logo muy notorio y una protagonista en toda la comunicación a la que hemos llamado Valentina y cuyo tono es muy entretenido, desenfadado y un poco descarado.

I Love Chuches, detalle–En estos tiempos ¿se hace necesario diversificar la oferta? 

–Sí, y ya lo estamos haciendo, hoy en día un negocio necesita de cuántas más ideas mejor. Aprovechamos los viajes para captar ideas y plasmarlas en nuestro negocio. Acabamos de incorporar a nuestra oferta chuches «sin», sin lactosa, sin glúten y sin azúcar.

 –¿Qué tipo de trabajos realizáis?

–Además de ofrecer los productos en la tienda del Postigo, realizamos toda clase de trabajos relacionados con las chuches y los dulces: tarrinas, buffets, carritos, centros de mesa y tartas todo ello cien por cien personalizado. Nos adaptamos a lo que nos piden y lo intentamos hacer lo mejor posible.

–¿Qué suelen decir vuestros clientes?  

–A la gente le encanta y lo que más nos gusta y nos ilusiona es que repiten y nos recomienden. El grupo Calvo Alimentación, La Fundación Pequeño Deseo, Instituto Cajasol o Carmen Sarmiento son algunas de las empresas que ya han confiado en nosotros.

–Cuñadas y, sin embargo, socias. ¿Cómo lleváis el trabajar juntas? 

–Perfecto, porque cada una de nosotras tiene una tarea distinta: Piluca es la responsable de la decoración y puesta a punto de los eventos, Sol se encarga de la comunicación y marketing y las dos perseguimos el mismo objetivo y consensuamos todo antes de la toma de ninguna decisión importante.

–¿Cómo os decidisteis a emprender? 

–¡Forzadas por la situación actual! En estos tiempos el trabajo por cuenta ajena es muy complicado, por lo que es el momento de animarse a buscarlo por cuenta propia.

–¿Teníais claro el negocio?

–No, para nada. De lo que si disponíamos era del local, que dada su magnífica ubicación en el arco del Postigo todo lo que pensábamos era productos para el turismo. Barajamos muchas posibilidades hasta que dimos con I Love Chuches.

 –¿Emprender es ahora más fácil o más difícil? 

–Muchísimo más difícil en todo. Hay mucho organismo oficial, muchos departamentos involucrados en una simple apertura y mucha desinformación. Francamente es aterrador pensar la cantidad de pegas y de trabas con las que se encuentra una persona que decide autoemplearse.

–En qué situación estabais antes de decidiros. ¿A qué os dedicabais? 

–Piluca era socia de una zapatería infantil de Badajoz, donde vivía antes de trasladarse a Sevilla. Y Sol era Directora de Proyectos en una agencia de marketing y comunicación online, que cerró.

–¿Cuál será el próximo proyecto de «I love chuches»?  

–Hemos visto que tenemos cada vez más demanda de producto de otras ciudades de España. Por lo que este verano vamos a incorporar una tienda online, incluiremos las analíticas y adecentaremos la web.

–¿Cuáles son vuestros puntos fuertes?

–Son atención cien por cien personalizada, magnífica ubicación, producto pionero, imagen divertida, buena estrategia de comunicación, mimar hasta el último detalle, somos muy competitivas en precios y tenemos buenos dotes comerciales.

–¿Con qué fantaseáis sobre el futuro de vuestro negocio?

–Con la posibilidad de llevarlo a otros lugares de Andalucía y por qué no a otros lugares de España. En fin, como por ahora soñar es gratis, lo hacemos y mucho.