Pocos sevillanos han tenido el privilegio de representar a España en el Festival de Eurovisión, que anota una nueva edición el próximo domingo. En 2007, y como parte de la boyband D’Nash, el joven Javi Soleil vivió «la experiencia musical más grande hasta la fecha».

Ocho años después, y tras proyectos artísticos de diversa índole, encauza su carrera en solitario. «Siempre he sido parte de algo. Del elenco de un musical, de una obra de teatro, de la banda… No puedo negar que estoy muy ilusionado con esta etapa como solista», explica.

Lo hace con una balada, «Mi sueño roto», que alcanza las 14.000 reproducciones entre Vevo y Youtube, y que recoge el testigo de dos singles previos con buena acogida. «Sigo componiendo para poder presentar disco a finales de año, de momento estamos en fase de maquetación», aclara este artista a medio camino entre el pop y el R&B.

Javi Soleil, en una foto promocional

Javi Soleil, en una foto promocional

El tema, de trasfondo amoroso, habla también de aspiraciones perdidas. «Compuse ‘Mi sueño roto’ para mi última obra de microteatro en la que un joven sevillano acudía al psicólogo por la ansiedad que le traía su añoranza por la fama».

Aunque el artista aclara que, «en ningún caso es autobiográfica, pues soy consecuente con el momento que sufre la industria musical». Con D’Nash vendió más de 50.000 copias entre los tres álbumes y actuó en 150 conciertos.

De hecho, a raíz de su participación en Eurovisión incluso ha forjado contacto con salas de conciertos en Helsinki, donde toca con cierta asiduidad. «Todo el mundo ubica perfectamente Sevilla, y muchos tienen casas en la costa de Málaga y Cádiz. Son muy listos», comenta entre risas.

Y por supuesto en España. De hecho, el pasado 30 de abril, coincidiendo con su 32 cumpleaños, tocó en La Sala (plaza del Pumarejo), ejemplo del cambio en la escena musical sevillana.

«Hay muchos locales de conciertos nuevos, con un sonido maravilloso, tanto para público medio como para grandes espectáculos. Hace unos años las posibilidades eran muy escasas. Jamás hubiera imaginado que La Bella (y La Bestia) o Jean Valjean vivieran durante 3 horas en mi ciudad», añade emocionado.

Trayectoria

La transformación, indica, también parece darse en otros niveles: «Llevo 12 años en Madrid pero veo una Sevilla más abierta y con mucha producción artística. Sevilla crea arte, otra cosa es que luego tenga salida o no. El flamenco y la copla siguen funcionando, eso sí».

De lo que no tiene dudas es de la calidad de la formación artística hispalense. En su caso, y a los 16 años, la escuela de artes escénicas SDC, Viento Sur y las directrices vocales de Anabella Santos. Claro que «si no hubiera estado en la capital no habría formado parte de un musical, ni habría entrado en D’Nash. Las oportunidades allí son mayores, pero también la competencia».

El cantante sevillano Javi Soleil participó en el Festival de Eurovisión en 2007 como parte del grupo D'Nash

El cantante sevillano Javi Soleil participó en el Festival de Eurovisión en 2007 como parte del grupo D’Nash

Y la nostalgia. «Me paso el año contando los días para el Domingo de Ramos y me falta una buena Sevilla cuando me tomo dos cervezas, por no hablar de mi equipo rojiblanco», cuenta este sevillano nacido y criado en el Cerro del Águila, con familia de Juan XXIII y residente en Sevilla Este antes de su aventura madrileña.

Además, lleva el sol en su nombre artístico desde que en 2003 el rapero y futuro pregonero de la Velá de Triana 2015, Junior Míguez, le pusiera el sobrenombre en medio de unas improvisadas rimas, al presentarle como corista / colaborador. «Siempre me decía que yo era un sol, y como mi segundo apellido (Colinet) viene de Francia hizo el juego de palabras».

Sin dejar de mirar al futuro, Javi Soleil no esconde la ilusión ante el inminente certamen europeo. «Fue un sueño cumplido, un regalo para un artista emergente. Ojalá pudiera volver a vivirlo, creo que lo haría aún más intensamente que aquel año», concluye.