Coraluna presenta su disco en Sevilla «Más que personal» esta tarde en el teatro del Hogar Virgen de los Reyes. Santiesteban del Puerto en Jaén la vio nacer y ahora Sevilla disfruta de su música con un disco autobiográfico. Anabel Mercado Álvarez, más conocida como Coraluna, es una joven jienense de 24 años emprendedora, entusiasta, pasional, y su mayor reto es intentar cumplir todo lo que se propone sin rendirse. Compagina su carrera musical con un máster con el que completará sus estudios de Trabajo Social.

Coraluna y Anabel son la misma persona, «cuando subo al escenario muestro mi parte artística pero también mi personalidad». En su disco, ha querido dejar un mensaje que cala hondo, «gracias a todas las personas que me han extendido su mano y junto con la mía han hecho de puente en lo que antes era mi gran sueño y ahora es una realidad». Describe este disco como un sueño hecho realidad, «la música lo es todo para mi, cuando subo al escenario disfruto siento una conexión especial con el público». Esa cercanía se palpa cuando baja del escenario para hablar con sus fans, «necesito estar con ellos, me aportan su visión acerca de mis canciones, son la parte más importante».

Las letras de su primer disco no solo hablan de amor, hablan de afán de superación, de derechos, hace poco me dijo una admiradora, «gracias Coraluna porque tus canciones me han servido para superar mi enfermedad de cáncer». Este trabajo también incluye temas que expresan la gratitud de los hijos hacia los padres o la pasión por la música, «al fin y al cabo lo que cuento son verdades, situaciones en la vida por las que muchas personas han pasado».

Desde que salió su primer disco hace un año, no ha parado de cosechar éxitos, «cuando salí de operación triunfo fue cuando verdaderamente pude dedicarme a la música de lleno, tras conocer al productor y compositor José Abraham, le gustó cómo componía y grabamos el primer disco».

Hay mucha gente que se identifica especialmente con las letras de sus canciones y con ella, a Anabel, también hay personas que le han servido de ejemplo, como es el caso de Irene Villa, «tiene una discapacidad importante y su afán de superación es continua, todos tenemos un espejo donde mirarnos y donde nos vemos reflejados, aunque no me gusta ser ejemplo de nada, es verdad que cuando te ven en algún medio de comunicación, sirves de modelo  sin querer y si trasmites un mensaje en positivo además de real pues mejor». En este sentido para Coraluna no existen limitaciones, «el hecho de ser invidente no ha sido un obstáculo, todo en la vida es cuestión de adaptación y he tenido la suerte de encontrar a buenas personas, me siento afortunada porque han hecho que mi vida sea más fácil».

Agradece a su familia y a las personas que han apostado por este sueño hecho realidad, sin olvidar su constancia y esfuerzo, de su padre ha heredado las cualidades musicales que le han permitido abrirse un hueco en este mundo. A pesar de ser de Jaén, explica que toda la vida se ha sentido parte de Sevilla, «me ha dado muchos buenos momentos, es mi ciudad talismán».