Cristina Díaz, ganadora del concurso de pintura rápida Torre de los Perdigones en su edición 2014, es pintora de profesión y licenciada en Bellas Artes por la Universidad de Sevilla, es asidua a los concursos de pintura al aire libre desde hace 3 años y en los que ha recibido más de una docena de premios, ha participado con más de 30 exposiciones colectivas y 15 individuales a lo largo de los últimos años. Esta actividad la compagina con la pintura de estudio y además tiene un blog, «Entrepinceles y buriles.blogsport.com».

Pregunta: ¿La pintura para ti es un oficio o una forma de vida?

Respuesta: La pintura para mí, es mi oficio y mi pasión, por lo tanto es mi forma de vida, sin la que no me imagino poder estar. La pintura te aporta a cada momento cosas nuevas que ayudan a ir superándote día a día.

P: ¿Cuál es tu estilo en la pintura?

R: Es figurativa, influenciada por el impresionismo, donde la mancha es su principal rasgo, su impronta.

P: ¿Tienes alguna exposición en estos momentos?

R: Me encuentro preparando dos exposiciones colectivas en las que pronto cerraremos fecha. Durante 2012-2013, he tenido la exposición individual ‘Tirontelas’, (trabajos realizados con vino tinto y tintas), ha recorrido toda la geografía andaluza. En lo que va de año he participado en exposiciones colectivas en el museo de Alcalá de Guadaíra, Ayuntamiento de Carmona, sala de exposiciones de la Hacienda Santa Ana en Tomares, la Sede Central de Emasesa en Sevilla, Casa de la Cultura de Sanlúcar la Mayor y la Galería Artexpontáneo de Granada.

P: ¿Ha sido un jurado exigente?

R: Pienso que sí y además no lo habían tenido fácil porque había muchos compañeros que realizan siempre buenos trabajos. Si me comentaron tras la entrega de premios que había habido consenso a la hora de elegir mi obra como merecedora del primer premio, cosa que me emociona, porque en esos momentos te estas midiendo con compañeros que comparten contigo la misma pasión por la pintura.

P: ¿Qué te aportan este tipo de concurso de pintura?

R: Me aporta muchas cosas y todas muy positivas. Me aporta entremezclar jornadas de trabajo al aire libre y disfrutar de la pintura del natural que tan distinta es de la pintura de estudio. Me aporta compartir experiencias con compañeros y ver de cuántas formas posibles interpretamos cada uno de nosotros la realidad. Me aporta entrenamiento a la hora de resolver en poco tiempo conflictos que van surgiendo con el cuadro en cuanto a composición, luces, elementos… y sobre todo, cuando tu trabajo es el elegido por el jurado, me aporta mucho ánimo y ganas de seguir haciendo lo que hago, pintar.

P: ¿Qué destacas de tu obra?

R: Quizás la gama cromática que empleo y la forma de trabajar la mancha, en la que a veces insisto hasta lograr el efecto que busco y otras veces ese efecto aparece desde la primera pincelada. Es muy gratificante cuando notas la conexión con la obra y su evolución.

P: ¿Qué es lo que más ha impactado al jurado de tu cuadro?

R: Me comentaron que desde primera hora de la mañana que empezaron a verlo, les llamo la atención como había simplificado elementos y finalmente me iba quedando con los que realmente le daba alma y esencia al cuadro. Y sobre todo me hablaron de la atmósfera, esa que me gusta reflejar en mis cuadros y que tanto me agrada que me reconozcan quienes los miran.

P: En la pintura rápida, qué es lo fundamental, ¿hay que tener práctica?

R: En la pintura rápida no hay una regla de oro a seguir, cada uno se distribuye el tiempo a su manera y va aprendiendo poco a poco a estructurar la tarea. Sí es verdad que se va cogiendo práctica a medida que te vas presentando a más certámenes. Creo que a todos nos ha pasado que en el primer concurso de pintura rápida que nos presentamos pudimos comprobar la dureza de trabajar bajo la presión del tiempo. Te vas acostumbrando, pero eso no quita que el día menos pensado por circunstancias que te rodeen, ese día el trabajo no sale adelante, por mucha práctica que tengas. Por otro lado saber lo que se va a pintar de antemano, ayuda pero casi nunca se trae la idea sino que al llegar, es el lugar el que te transmite ese algo especial por el que sabes que ahí plantarás tu caballete.

P: ¿Qué quieres que transmita tu obra?

R: Que el espectador se sienta parte de ella y se imagine paseándolas, contemplándolas y termine la historia que yo dejo sugerida.