Antonio Montero Sines, lleva 22 años al frente de la dirección del Hospital Victoria Eugenia Cruz Roja de Sevilla. En noviembre cumple 90 años como centro sanitario que albergó en origen un dispensario hasta llegar en la actualidad a ser uno de los hospitales de referencia en medicina privada dentro y fuera de nuestras fronteras. Además de los certificados de excelencia que ha obtenido, su director destaca el entusiasmo que le hace continuar en una profesión que no deja de crecer a través no solo de innovaciones tecnológicas sino de proyectos que les proporcionan ser más competitivos en el campo de la sanidad privada especializada teniendo como premisa principal la atención personalizada a cada paciente.

Pregunta: ¿Cuándo comenzó en la dirección del Hospital Victoria Eugenia?

Respuesta: En diciembre de 1991 me llamaron de la gerencia del hospital, me ofrecieron está oportunidad, fui a la entrevista y este año cumplo 22 al frente del mismo como Director Gerente.

P: ¿Sus conocimientos en sociología le han servido en su actual cargo como director?

R: Acabamos de firmar un convenio de colaboración con la Universidad Pablo de Olavide para la relación de prácticas de sociólogos en el Hospital y vamos a intentar extenderlo al conjunto de las empresas. Hay una cosa que se nos escapa, la sociología se trata de una herramienta muy útil, nuestra formación comprende el estudio de tales como la psicología social, economía, investigación de mercado, estadística, historia del pensamiento político, incluso en derecho, hay un nivel de profundización superior a lo que se estudia hoy.

Es una carrera que estudié por vocación, realmente estudié lo que me gustaba, la hice por la UNED y sin descanso, te tenías que buscar todo el material, a mí me dio una herramienta para manejarme muy interesante. Desde el punto de vista técnico en este puesto tengo que saber de todo, una empresa es como una‘ciudad en pequeñito. Cuando comencé en el hospital, en aquella época estaba trabajando en la delegación del gobierno con las listas electorales, ‘un tema de sociología pura’.  

P: Actualmente el Hospital Victoria Eugenia es un referente en cuanto a oferta de Turismo Sanitario en la ciudad de Sevilla, ¿cómo surge este proyecto?

R: Se trata de una vieja aspiración que tenemos los hospitales privados. Hay un debate muy viciado sobre la sanidad pública y privada. La sanidad pública atiende a lo que la ley dice que debe de atender pero no contempla la asistencia a los turistas, a los accidentados de tráfico o a los funcionarios de Muface, de este modo, eligen el sistema privado. Hay demanda y en este sentido los hospitales privados en Sevilla, en los últimos 8 años han duplicado el número de camas y de quirófanos.

El sector del turismo no estaba suficientemente abordado, por un lado el problema de salud que tiene el turista que llega a Sevilla y por otro lado la persona que vive en otro país que necesita hacerse una operación y que va a un país donde esa operación le sale mas barata y donde las condiciones de ocio, cultura etc, les proporcionan beneficios a la recuperación posterior.

Ahora mismo hay muchas iniciativas en ese sentido en todo el estado. España es un referente en salud privada en el entorno de Europa, tenemos el mismo nivel de calidad que la sanidad pública. Tenemos magníficos médicos y enfermeros, son los mejores valorados, tenemos la tecnología, las instalaciones y los métodos de trabajo perfectamente normalizados.

P: ¿Cómo se realiza la transición de un hospital para adaptarlo a las nuevas tecnologías?

R: A lo largo de los 22 años que llevo al frente del hospital lo hemos reestructurado al completo, la fachada es clásica, por dentro se ha remodelado desde el techo hasta el suelo, lo único que hemos respetado ha sido la fachada.

Está dotado de las últimas tecnologías según la vigente legislación actual. Cuando llegué a este hospital no había ordenadores, actualmente el mercado te exige ser eficiente económicamente y nos hemos adaptado. Un ejemplo de ello es el que se lleva a cabo con las pruebas complementarias, como es la tomografía por emisión de positrones que se implantó en el Hospital Victoria Eugenia y fue el primero en Andalucía.

P: ¿Cómo es la atención al paciente?

R: Este hospital es de una institución que es Cruz Roja, para lo cual lo primero son las personas, esa es nuestra filosofía, en todo su campo de actuación y en el campo de la prestación de servicio sanitario no puede ser otro. Para nosotros lo más importante es la persona, no la enfermedad. El trato humano es una seña de identidad del hospital desde su fundación y nuestro objetivo es continuar en el futuro manteniendo esta conducta. Nuestra preocupación primigénica es la persona.

P: El Hospital se ha convertido en un modelo de referencia a través de la excelencia que ha adquirido en sanidad privada a nivel nacional, ¿cómo se consigue esta catalogación?

R: Los certificados de calidad nos garantizan mejoras en el modelo de gestión que empleamos, es la meta que obtienes a un trabajo bien hecho. En el año 2000 se comenzó la formación en calidad de todo el cuadro directivo del hospital y después se extendió al conjunto de los trabajadores, hemos ido renovando diferentes certificados de calidad. Somos el primer hospital en Andalucía público-privado que está en una certificación muy exigente como es el EMAS III, se trata del Sistema Europeo de Medición de Calidad Ambiental. También tenemos el EFQM European Foundation for Quality en el que se certifica la excelencia y la calidad.

P: ¿Qué unidades pioneras se han implantado?

R: La unidad de reproducción asistida es de las más prestigiosas, destaca por tener uno de los indicadores de embarazo más elevados y con pocos casos de embarazos múltiples. La unidad de oftalmología con un quirófano específico para esta especialidad, en traumatología se distingue por la realización de miles de prótesis. Nuestros cirujanos son especialistas con gran reputación tanto en la sanidad pública como en la sanidad privada.

P: Este año se celebra el 90 aniversario ¿Cómo afronta el futuro al frente de la dirección?

R: Con esperanza, objetividad y con mucha ilusión, pensando siempre en qué es lo que hay que hacer para que esto mejore, para que vaya a más. Hay muchos trabajadores en el hospital y su futuro laboral depende de este hospital hay que mantener esos puestos y  continuar creando nuevos productos.

El último producto que tenemos en el mercado es una tarjeta sanitaria con la que cualquier persona puede hacer uso de ella pagando un precio único para la consulta de un especialista o para una prueba diagnóstica en la que a diferencia de otras no existen tiempos de espera y sobre todo con un precio razonable en medicina privada.

P: ¿Qué proyectos se van a llevar a cabo en el hospital?

R: Queremos continuar modernizando tanto las infraestructuras de nuestro hospital como nuestros sistemas de funcionamiento y la formación de nuestro personal.

P: ¿Con su experiencia, todavía le quedan proyectos por realizar?

R: Sí, todavía me quedan muchos años, lo importante es seguir creando.