Leonardo Aguilar Naranjo se ha convertido en el galardonado más joven en la historia de la Velá de Triana. A sus 8 años de edad, este Trianero del Año es una joven promesa que continúa en una imparable carrera artística. Ha formado parte del elenco de un musical de leyenda, «Los Miserables», con el que ha estado de gira por todo el país hasta el pasado domingo. Del arrabal a los escenarios tras ser seleccionado entre 600 niños. Ya de vuelta a su barrio, y tras compaginar los estudios con la faceta artística, Leo se tomará unas merecidas vacaciones para descansar junto a su familia y qué mejor manera de celebrarlo, en estos días señalaítos, que con este galardón.

-El Trianero del Año más joven… ¿cómo recibes este galardón en la Velá de 2014? ¿Qué se siente?

-Siento mucha felicidad y estoy muy orgulloso de que aquí en la Velá de mi barrio me entreguen este premio.

-¿Cómo lo has celebrado?

-Me fui con mi familia, me tomé unas aceitunas y unas avellanas verdes y disfruté mucho durante la hora del concierto de la banda municipal, pero sobre todo en el momento de la entrega del galardón.

-No es habitual alguien con este galardón con tu edad, ¿por qué crees que te han reconocido como tal?

-Por ser un buen trianero, hacer una cosa muy importante y llevar siempre a Triana por bandera.

El Trianero del Año más joven: «Mi sueño es ganar un Óscar»-¿Y cómo compaginas todo ese ajetreo con tu vida familiar y escolar?

-Pues la verdad es que ha sido duro, estar lejos de mi familia y amigos, pero por otro lado ha sido muy guay porque han sido días normales pero añadiéndole actuaciones.

-¿Qué haces actualmente, sigues con Los Miserables?

-El domingo terminé en Los Miserables, donde he estado con la compañía desde septiembre. Ahora me toca descansar y disfrutar de mis vacaciones. Después del verano participaré en la película Techo y Comida de Juan Miguel del Castillo que se rodará en Jerez. La despedida fue un día muy triste, ya que me despedí de todos mis compañeros, aunque el día anterior nos dijeron que subiéramos al teatro para repasar las últimas funciones y cuando subimos nos hicieron una gran fiesta de despedida y nos dieron regalos y chuches y sobre todo muchos besos y abrazos y alguna que otra lágrima.

-Tu día a día ha sido muy diferente al de cualquier otro niño de tu edad… 

-Primero desayunábamos, íbamos a clase, después de almorzar, volvíamos de nuevo a clase y después de un pequeño descanso nos íbamos a clases extraescolares -teatro, música, baile y canto- y después a la función. Ahora, todos los días hablaba por teléfono con mis papis.

-¿Te ves interprentando alguna vez una obra en tu propio barrio?

-Uff, me encantaría porque mi tita Rosario Naranjo es escritora y está preparando una obra de teatro para mí. Ella ya ha ganado muchos premios.

-Ahora que viajas mucho, con las obras que interpretas, ¿con qué lugar te quedarías y por qué?

-Sevilla, sobre todo Triana porque para mí es el barrio más bonito del mundo y el que tiene más arte. Recuerdo que a mi padre le preguntaban cuando terminaba la funcion «¿de dónde sóis?» y él decía: «De Sevilla». Y yo le decía: «Papi, dí la verdad, somos de Triana». La gente decía: ¡Ole, qué arte! Pero si tuviese que elegir una ciudad, aparte de Sevilla, elegiría Santander porque tiene unas vistas muy bonitas y me trae muy buenos recuerdos del estreno del Musical Los Miserables.

-Tú eres trianero… ¿qué es lo más te gusta del barrio?

-La Iglesia de Santa Ana, la calle San Jacinto , la calle Betis, el Castillo de San Jorge… muchas cosas.

-¿Cuál es tu sueño? ¿Cómo ó dónde te ves en un futuro?

-Mi sueño es ser un actor de primera, ganar un Óscar y un Goya. Con mi dinero le compraré una casa a mis padres y lo que necesiten y después me encantaría ayudar a los pobres y a los animales y hacer muchas pelis en Hollywood.