Poco a poco, los árboles más cercanos al Rectorado van desapareciendo de la calle San Fernando y no son repuestos.

Hace un par de semanas una palmera se caía… pero como de costumbre, su tronco permanecerá o sino, el alcorque se cerrará en vez de volver a plantar otro ejemplar.