La desaparición de contenedores de recogida de basura en calles del centro, obliga a los ciudadanos a llevar sus bolsas a contenedores muy distantes de sus domicilios.

La idea es muy simple, volver a poner los contenedores en los lugares que se quitaron.