Zonas degradadas, mal cuidadas, secas y árboles talados jalonan el paseo Catalina de Ribera desde hace años, sin que el Ayuntamiento actúe en esta zona tan turística: la puerta por antonomasia del barrio de Santa Cruz.