Cuando se hizo la calle Torneo nadie pensó en que iba a ser necesario hacer un cambio de sentido en alguno de sus tramos. Si un vehículo viene de la Cartuja por la Barqueta y necesita acceder a la calle Torneo, para hacerlo legalmente tiene que: recorrer toda la calle, pasar el túnel, soportar el atasco constante del cruce de Reyes Católicos, girar por Marqués de Paradas y alcanzar Torneo por Alfonso XII. En total, al menos 3 kilómetros.

Otra opción es recorrer Torneo, entrar por la parte trasera de la estación de autobuses, y dar la vuelta más allá del Puente del Cachorro. También es un recorrido enorme

Esto es si se hace por la vía legal, ya que muchos coches dan la vuelta en la parte trasera de la estación de autobuses (por donde salen estos vehículos), como si aquello fuera una rotonda, poniendo en peligro a los ciclistas y peatones que por allí pasan, y generando un caos porque son muchos coches los que recurren a esta táctica.

Recientemente se ha anunciado una nueva pasarela que conecte la Cartuja con Torneo, a la altura de la gasolinera, con una rotonda. Propongo como idea que la rotonda se haga antes que el puente, y que se establezca lo que se llama una “glorieta partida” que solucione todos estos problemas de tráfico, en una de las avenidas más transitadas de la ciudad