Ante la crisis y la ilusión de niños que no van tener reyes a causa de recursos económicos, es buena voluntad donar un juguete para que al menos ese niño que espera una sonrisa, goce del gran día 6 de Enero.