El Ayuntamiento de Sevilla debería crear una unidad de la Policía Local en bicicleta para vigilar el comportamiento de los ciclistas y demás usuarios del carril exclusivo, que ha vivido un crecimiento exponencial en los últimos años. Creo recordar que ya se anunció en su día la creación de esta unidad, pero al final nunca se ha llegado a poner en marcha. En algunos momentos se hace indispensable esta vigilancia que aportaría cumplimiento de las normas de circulación tanto a vehículos desaprensivos que invaden los carriles, como peatones despistados, veladores de bares que acaban por usurparlo y los propios ciclistas que circulan a más velocidad de la permitida.