Nervión es un caos circulatorio todos los días y más si hay partido de fútbol. Es una zona plagada de gorrillas y se necesita una medida disuasoria. La zona requiere más aparcamientos públicos y baratos, ya que así, además de la desaparición de los gorrilas, se ganaría en seguridad, ya que estos ni vigilan ni nada, se limitan a guardarse su eurito en el bolsillo.