Me parece una fantástica idea que coloquen bancos junto a las paradas de autobús. Creo que al igual que en la imagen, tomada en la Avenida de Kansas City, todas las marquesinas de Tussam deberían estar dotadas de más asientos.

Hay que tener en cuenta que el transporte público es muy utilizado por gente mayor o por personas impedidas que no puede conducir. A veces se trata de ciudadanos que no pueden permanecer mucho tiempo en pie, por lo que los únicos tres asientos con los que cuentan las paradas se quedan muy cortos.

Dejo aquí esta propuesta con la esperanza de que se tome muy en cuenta, pues mi generación, la tercera edad, lo agradecerá muchísimo.