Entre el carril bici y la estación de metro y ascensor de la Avenida de la Enramadilla no hay ni un metro de espacio de acera para los peatones, que se ven obligados a invadir el carril bici, con el riesgo que eso supone.