Propongo que el área de Cultura del Ayuntamiento de Sevilla facilite actividades de bookcrossing entre usuarios y lectores aprovechando los anaqueles de las glorietas del parque de María Luisa y de la Plaza de España donde mi abuelo me contaba que hubo libros en otros tiempos y que la desidia o el mal uso de los ciudadanos hicieron desaparecer. No estaría de más que un domingo de cada mes o en un plazo razonable se fomentara esta forma interesante de ampliar el interés por la cultura.