Tengo entendido que el distrito Macarena ha renunciado  a su cabalgata de Reyes Magos para costear con ese dinero que se iba a emplear en las carrozas en material escolar para los niños del barrio y lotes de alimentos para las familias más necesitadas. En Triana también van a pedir kilos de comida a cada uno de los participantes en los cortejos de la Ilusión.

Personalmente, creo que esta iniciativa no debería limitarse a estos dos distritos sevillano, sino que debe hacerse extensiva a todas las cabalgatas de Reyes Magos que salgan por Sevilla, en especial la del Ateneo. Bastaría con que por cada kilo de caramelos que se tirara se recogiera otro kilo de alimentos no perecederos con destino al Banco de Alimentos u otras organizaciones de solidaridad.

Seguro que entre todos seríamos capaces de “endulzar” la Navidad a un montón de vecinos nuestros. Ojalá lo tengan en cuenta.