Algunos aun no han cumplido los cinco años, pero ya saben darle patadas a un balón. La Unión Deportiva sabe cómo crear cantera no solo de buenos jugadores sino de buenas personas. Cuatrocientos niños empiezan a partir de hoy una nueva temporada de convivencia a través del deporte.

La Unión Deportiva de Bellavista ha arrancado temporada. Los más pequeños ya han comenzado a entrenar y, con ellos, ya están en activo los cuatrocientos jugadores del Unión. Algunos de ellos aun no han cumplido los cuatro años y es que «desde la Federación Andaluza se promueve la liga bebé, en la que cada vez empiezan más pronto» comenta el presidente, Javier Poley. Ser tan prematuros no solo beneficia en cuanto a la adquisición de dotes para el deporte sino «en la convivencia, en saber jugar en equipo, relacionarse, crecer en valores».

La edad de estos pequeños es inversamente proporcional a las ganas con las que entran en el campo, una ilusión compartida por padres, madres y abuelos, normal que los llamen «La gran familia de Bellavista». Aunque la acogida de la familia todos los años es igual, esta vez tenía unos tintes diferente y es que hacía más de dos años que tantos pequeños no entrenaban allí «siempre hemos intentado organizar las escuelas municipales pero hacía dos años que nos las concedía, ahora gracias al delegado del Distrito, porque todo hay que decirlo, pues las tenemos otra vez» comenta el presidente.

Una declaración que pone en evidencia la buena sintonía entre la entidad y el Distrito, pero es que para el delegado de Bellavista-La Palmera, Rafael Belmonte, no podía ser de otra manera «la Unión es uno de los motores sociales del barrio y los motores necesitan que se les de gasolina» comentaba mientras no perdía detalle del primer día de los niños de 3 y 4 años.

«Se inicia un curso muy especial con el anhelo de conseguir algo que llevan 30 años reclamando» refiriéndose a la mejora de las instalaciones y la colocación del césped en las pistas «no dejaremos de vencer obstáculos y con esa confianza no habrá más un principio de curso igual que el anterior, porque siempre irán para mejor» apuntaba Belmonte.