La Empresa de Limpieza Pública del Ayuntamiento de Sevilla, además del desarrollo de su programación de limpieza habitual, siempre está presente en grandes eventos o concentraciones que se producen en la ciudad, y en las que se generan importantes cantidades de residuos. Por ello, el encuentro que disputarán mañana Betis y Sevilla contará con un dispositivo especial de limpieza con el objetivo, también, de que ni el resto de los barrios ni las actividades de la programación Alumbra sufran ningún déficit de limpieza.

En primer lugar, y al estar declarado encuentro de alto riesgo, se vaciarán todos los contenedores de vidrio y papel del entorno del Estadio Benito Villamarín. Además, se vaciarán los más cercanos al Estadio Sánchez Pizjuán, ya que los seguidores del equipo de Nervión partirán de las inmediaciones del estadio de su equipo para ser escoltados en grupo hacia el estadio del equipo rival. Para todo ello se contará con 4 camiones de recogida de residuos y 8 operarios.

Actuación en los alrededores del estadio

Por otro lado, se llevará a cabo una actuación de limpieza antes del partido, en todos los alrededores del estadio, contando con: 2 barredoras, 3 motocarros de limpieza viaria, 2 camiones brigadas y 11 operarios. Una vez dentro las dos aficiones, los operarios de Lipasam trabajan para mantener limpios los accesos y alrededores ensuciados durante las horas previas al choque, contando con: 2 baldeadoras, 2 barredoras, 3 motocarros de limpieza viaria, 4 camiones brigada y 19 operarios.

Posteriormente a la finalización del encuentro, se realiza una limpieza profunda de toda la zona, aplicando barrido mecánico y manual, además de baldeo con agua a presión, para eliminar restos de orines y derrames de bebidas. Durante esta fase trabajan: 2 barredoras, 4 baldeadoras, 2 camiones brigada y 18 operarios.

Los Servicios Especiales de Limpieza de Lipasam, quienes se encargan de limpiar en estas situaciones (conciertos, veladas, eventos deportivos, manifestaciones, etc.), cuentan con un dispositivo especial para todos los partidos de fútbol que se celebran en la ciudad hispalense, tanto en el Estadio Benito Villamarín, como en el Ramón Sánchez Pizjuán. De esta forma, el resto de la ciudad puede ser atendida sin sufrir las consecuencias de la celebración del encuentro deportivo.