Hace unas horas ha fallecido en Sevilla a los 80 años el ajedrecista Ángel Luis Rodríguez Albariño. Según informan desde la Federación Sevillana de Ajedrez, sus restos serán trasladados al tanatorio de la SE-30 esta tarde y el entierro se producirá mañana.

Ángel Luis Rodríguez presidió la Sevillana a finales de los setenta, él dio entrada en la misma a Joaquín Espejo, actual presidente. También estuvo en esa época en la directiva de la Federación Española de Ajedrez. Dimitió de todos sus cargos al ser nombrado Delegado Provincial de lo que hoy es el Consejo Superior de Deportes. Posteriormente fue nombrado Secretario General de la Federación Andaluza de Fútbol y allí permaneció hasta su jubilación.

Al llevar un tiempo ajedrecísticamente retirado, muchos aficionados más jóvenes no le conocían. Su labor fue sencillamente brillante tanto como presidente de la Sevillana, como delegado de Deportes y como secretario de la Andaluza de Fútbol. Recibió un homenaje por parte del mundo del mundo del fútbol al jubilarse. Era una sincera muestra de afecto por su gran labor en tan difícil terreno. Poco después el Ayuntamiento de Sevilla le concedió el Premio Alcalde de Sevilla en la Fiesta del Deporte.

Ricardo Montecatine, presidente de la Federación Andaluza de Ajedrez, lamenta tremendamente la pérdida «en términos deportivos siempre lo he considerado mi mentor. Aprendí con su ejemplo y sus consejos, aunque no pudiera ni acercarme a su don de gentes, a su habilidad u oportunidad contando chistes o anécdotas, a su poder persuasivo en las conversaciones, a su arte para organizar cosas, a su facilidad en suma para querer y hacerse querer.»

De la mano de varios ajedrecistas, entre los que habría que destacar a su gran amigo, y también desaparecido, el Dr. Emilio Conejo, impulsó en los noventa, y presidió en dos ocasiones, el Club de Ajedrez Old Masters, al que llevó a lograr éxitos de relieve pero sobre todo en el que supo construir un clima de amistad que aún perdura.