El portavoz municipal de IU, José Manuel García, ha pedido este domingo al alcalde, Juan Ignacio Zoido, que paralice el proyecto de construcción de un campo y una escuela de golf en Bermejales, dada la división que esta iniciativa privada genera entre la población del barrio, y que abra un proceso de participación ciudadana al objeto de consensuar con los vecinos afectados el uso futuro de esta parcela pública.

«El Ayuntamiento debe recapacitar y replantearse una actuación urbanística que está indignando a mucha gente, tanto por el fondo como por las formas con que pretende imponerla». Así de tajante se ha expresado García después de realizar una visita a la zona y de reunirse con los representantes de la asociación Bermejales Activa.

La entidad le ha trasladado su más absoluto rechazo a esta instalación, ya que, según aseguran, «ni responde a las prioridades del barrio, ni cuenta con el respaldo mayoritario de los vecinos».

En opinión de García, más que un campo de golf, lo que necesita Bermejales son servicios y equipamientos públicos y de calidad; máxime, a raíz del aumento de la natalidad que se viene produciendo en este territorio en los últimos tiempos. Por eso, desde la federación de izquierdas no dudan en apoyar la propuesta de esta asociación, que para ese suelo prefiere un polideportivo multidisciplinar con piscina cubierta.

«Al fin y al cabo lo que Bermejales Activa reclama a Zoido es, simplemente, el cumplimiento de una de sus numerosas promesas realizadas en el pasado», ha señalado García, quien recuerda que en el programa con el que el PP ganó las elecciones de 2011 ya figuraban esas instalaciones deportivas de las que ahora reniega.

«El alcalde tiene que explicar por qué ha guardado en un cajón ese proyecto tan demandado por la gente del barrio y se ha empeñado en adjudicar a una empresa privada, de manera apresurada, la construcción de un campo de golf del que, curiosamente, nunca había dicho nada antes», ha enfatizado el portavoz de IU, para a renglón seguido reprochar al PP que «cambie las reglas del juego con el partido ya empezado».

Según García, Zoido ha creado «otro conflicto donde no lo había» y se ha vuelto a meter en «un charco innecesario, del que ya veremos cómo sale, si es que sale». A su juicio, «asistimos a un nuevo ejemplo de la improvisación y soberbia con que suele actuar el PP en Sevilla». En cualquier caso, ha advertido al alcalde de que «todavía está a tiempo de rectificar y de solucionar el problema antes de que se le vaya de las manos».

«Le pido a Zoido que aprenda de los errores cometidos en este mandato y que, al menos en los seis meses que le queden como alcalde, gobierne escuchando a todos los vecinos, no sólo a las entidades afines al PP», ha indicado García. Por eso, desde IU entienden que la opción más acertada en estos momentos pasa por paralizar el proyecto del campo de golf y por abrir un proceso de diálogo y participación ciudadana «para que sean los vecinos quienes decidan qué se hace finalmente en esos terrenos».

El delegado del Distrito Bellavista-La Palmera, Rafael Belmonte, ha contestado a las declaraciones de García asegurando que el proyecto aúna el «visto bueno de vecinos, comerciantes, hosteleros y deportistas de la zona».