El Grupo Socialista, que ya ha expresado su apoyo a los vecinos contrarios a la construcción de un club de golf privado en el terreno donde estaba previsto un centro deportivo público, ha registrado alegaciones en contra del proyecto presentado por una empresa privada y aceptado por el Gobierno de Zoido para reclamar su paralización, la apertura de un proceso de participación y el análisis de otras alternativas para este suelo y para otra ubicación de este proyecto privado de golf.

«De nuevo, un gobierno sin modelo y sin un plan para la ciudad acepta una oferta que recibe de una empresa que defiende legítimamente su interés particular sin tener en cuenta en primer lugar el interés general de los ciudadanos», explicó el portavoz socialista, Juan Espadas, quien recordó que el propio Zoido prometió en esos terrenos un centro deportivo con piscina, pista de esquí, campos de fútbol y pistas de pádel, «otro de esos compromisos electorales que no tuvo nunca la menor intención de cumplir». Lo mismo ocurrió con el anuncio de ubicar en esta misma parcela un pabellón de baloncesto, un proyecto «del que nunca más volvió a hablar».

En las alegaciones, el Grupo Socialista cuestiona en primer lugar que se trate de un proyecto que contribuya a la generación de empleo y a la reactivación económica de Los Bermejales. Así, advierte que el proyecto económico plantea sólo 5 empleados en plantilla los primeros años ampliables a un máximo de nueve durante los 30 años de concesión, una cifra «sensiblemente inferior» a la de un centro deportivo con piscina del IMD que puede superar las 30 personas en plantilla. Además, tal y como han planteado los promotores el proyecto parte del negocio se asienta sobre el establecimiento de al menos una tienda y servicio de hostelería, lo que va a reducir sensiblemente el impacto económico en bares y comercios de Bermejales.

En segundo lugar, el Grupo Socialista subraya que el proyecto, «que debería haber pasado por un proceso previo de participación antes de aceptar la propuesta de un promotor privado que va contra el programa electoral de Zoido», no responde al interés general de la zona de Bermejales, un área en la que ya el PGOU, así como todos los gobiernos municipales han detectado una «deficiencia de equipamientos deportivos públicos» que debía resolverse. Asimismo, tal y como está diseñado el proyecto supone en la práctica «la erradicación de la zona verde en la parte más próxima a las viviendas».

En cuanto a los beneficios para la ciudad, el club de golf privado de Bermejales se construye sobre una superficie de 71.900 metros cuadrados y sin embargo conlleva un canon fijo a pagar al Ayuntamiento, propietario de los terrenos, de 10.000 euros, una cifra inferior a la que paga cualquier instalación deportiva de la ciudad o incluso cualquier concesión realizada por parte de la Gerencia de Urbanismo. El canon variable, en función de los beneficios, alcanzará un máximo de los 55.000 euros. Así, recientemente salió a concurso un quiosco con veladores en Bermejales por un canon anunal de 27.000 euros, el triple. A cambio, además, los promotores realizan una inversión de sólo un millón de euros, lo que no justifica en ningún caso el canon tan bajo y el hecho de que los primeros años esté exento de pagar cuota alguna.

«El proyecto se presentó en diciembre de 2012, y el gobierno de Zoido lo tuvo parado durante dos años. Ahora, cuando quedan sólo unos meses para las elecciones lo saca de un cajón pese a que sabe que, por los plazos administrativos, no podrá ponerse en marcha hasta el próximo mandato. Este gobierno no puede aprobar una hipoteca para los próximos 30 años, que va en contra de su programa electoral y que tendrá que desarrollar el próximo gobierno a sólo unos meses de agotar su mandato. Eso es una irresponsabilidad», concluyó el portavoz socialista.