El alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha mantenido un encuentro con los vecinos de la barriada de Pineda para explicarles su plan para conectar esta zona del distrito Bellavista-La Palmera con el resto de la ciudad. Este proyecto incluye una nueva parada de la línea 37 de Tussam y un badén para enlazar este barrio con Los Bermejales. Estas propuestas se suman a la instalación de un semáforo, ejecutada hace escasos días por la delegación de Movilidad, y el asfaltado del entorno de la avenida de Jerez para conectar Pineda con la barriada Pedro Salvador.

Zoido, acompañado del delegado del distrito Rafael Belmonte, ha agradecido a la asociación de vecinos de Pineda su «tesón y constancia» a la hora de demandar estas mejoras que, a juicio del regidor, «eran básicas e imprescindibles» para comunicar la zona con el centro de Sevilla así como con los distintos barrios del distrito. El alcalde ha explicado las mejoras sufridas en la zona desde que el Partido Popular se hizo con la alcaldía. Se han sustituido las farolas sujetas en postes de madera por otras normales, se ha asfaltado el acerado y se ha mejorado la limpieza; además de un semáforo que habilite el paso con Los Bermejales, «que no era suficiente para que los vecinos pasen en las mejores condiciones».

El badén peatonal que conectará Pineda con Los Bermejales tiene un presupuesto de unos 20.000 euros y los trabajos serán ejecutados desde la Gerencia de Urbanismo. El Ayuntamiento también ha anunciado que prevé instalar en el barrio de Pineda una parada de autobuses, de la que solo falta por colocar la pérgola, dentro del recorrido de la línea 37 de Tussam.

Otro de los problemas que los residentes de Pineda han trasladado a Zoido es el originado por un edificio abandonado propiedad del Ministerio de Defensa y que, según el presidente de la entidad vecinal, Antonio Verde, se ve afectado por «ocupaciones ilegales y situaciones de riesgo». «Llevamos mucho tiempo reivindicando su derribo ante el Ministerio de Defensa y en marzo nos prometió que este año sería demolido, pero no lo han tirado, por lo que agradecemos que el alcalde interceda para ello», ha explicado. El edificio «es un nido de ratas en el que ha habido ocupaciones y drogadictos», ha insistido.

Sobre este tema, el alcalde ha prometido interceder ante el Ministerio de Defensa para que ejecute el derribo que planea sobre el inmueble. Zoido también ha anunciado que pedirá a la Junta de Andalucía la puesta en funcionamiento del antiguo hospital Militar Vigil de Quiñones, situado en el entorno de la Pineda y cuya incorporación al sistema público de la sanidad andaluza está pendiente desde que fuese transferido a la Junta de Andalucía.