«Y Sevilla se hizo primavera. Y todo cambia en mi tierra», así comenzaba Ángel M. Ruiz Pérez el segundo pregón de la Semana Santa del Distrito Bellavista-La Palmera. Un pregón comprometido con la fe y en el que no faltaron las alusiones personales a las vivencias que han construido la Semana Santa «de cada uno de los cofrades». El pregonero anunció hace unos días que con su pregón pretendía llegar a los corazones de todos y lo ha conseguido con creces.

En el acto estuvo presente la delegada de Familia, Asuntos Sociales y Zonas de Especial Actuación del Ayuntamiento de Sevilla, Dolores de Pablo-Blanco, así como el delegado del distrito, Rafael Belmonte, y en el que también estaban representadas las dos corporaciones penitenciales del distrito, la de la Misión y la del Dulce Nombre, con sus respectivos Hermanos Mayores, Juan Reina y Alfonso Lozano.

El presentador fue Miguel Roda Velasco quien destacó el perfil personal y cofradiero del pregonero, y especialmente su vinculación con la Cofradía del Claret a la que está unido y de la que es Promotor Sacramental y a la del Gran Poder y la Trinidad.

Por su parte, el pregonero supo emocionar haciendo un recorrido por el calendario íntimo de los cofrades del distrito Bellavista-La Palmera. En el texto, que combinaba la prosa con el verso, tuvo palabras de fuerte compromiso social y bellas alusiones a los titulares de las dos cofradías del distrito, imágenes que representan a Dios esculpido y que son el centro de la fe de los hermanos.

Ruiz no dudó en ensalzar el papel de las hermandades de vísperas y la labor social que desarrollan en sus barrios, destacando el Comedor Social del Dulce Nombre de Bellavista. También tuvo alusiones a los niños que forman parte de estas cofradías, que son el futuro de la devoción cofrade en el distrito.

El acto tuvo lugar a las 20.45 horas en el salón de actos del colegio Claret y participó musicalmente la banda Nuestra Señora de la Soledad de Cantillana quien interpretó las marchas Rocío de Vidrié y Tejera  y Amarguras de Font de Santa.

«Aromas de Claret y Heliópolis» que durante el acto se pudieron contemplar en el cartel anunciador del pregón de la Semana Santa del Distrito Bellavista-La Palmera, con un primer plano del Cristo de la Misión, obra de Rubén Martín.