El concejal del Grupo Socialista Juan Miguel Bazaga se ha reunido hoy con representantes de asociaciones vecinales del distrito Bellavista-La Palmera para denunciar la «falta de sensibilidad» del gobierno de Zoido al licitar un proyecto para gastar 180.000 euros en la instalación de un helicóptero en una glorieta cuando existen «importantes necesidades en los barrios de la zona». «Ya que tenía dinero para asignarlo a esta obra que no se había ni consensuado ni consultado con nadie, ahora que no se guarde en un cajón o se destine a la siguiente ocurrencia de Zoido. El Grupo Socialista junto con varias entidades del distrito reclamamos que ese dinero se destine a resolver algunas de las numerosas deficiencias existentes en los barrios del distrito y a atender a propuestas aprobadas por la Junta Municipal, como es el caso de la reforma de los accesos al centro de salud», explicó el concejal socialista.

Durante la reunión con los vecinos, Miguel Bazaga recordó que el presupuesto para inversiones en el distrito Bellavista-La Palmera se ha recortado sensiblemente en este ejercicio al pasar de 160.000 a 43.000 euros y denunció que la centralización de los reducidos fondos existentes para inversiones en la vía pública en Urbanismo ha provocado la ausencia de mecanismos de participación y diálogo con los vecinos. «Hemos pasado de la descentralización a la descoordinación entre Urbanismo y los distritos. En vez de abrir un proceso de diálogo y de definición de las actuaciones prioritarias en los barrios, la Gerencia, sin consultar con nadie, ha licitado un proyecto de 180.000 euros completamente innecesario e injustificado», advirtió Miguel Bazaga.

Una vez que el gobierno de Zoido ha «rectificado» y ha paralizado el proceso, el concejal socialista anunció que trasladará a la Junta Municipal del Distrito una batería de iniciativas prioritarias ya aprobadas por unanimidad por los vecinos del distrito para que los 180.000 euros se destinen a atender las necesidades del barrio. Entre otras cuestiones, señaló la mejora de los accesos al centro de salud, la supresión de las barreras arquitectónicas del Cercanías o la reurbanización y la rehabilitación de la Barriada de Guadaíra, que sigue paralizada.