En concreto, sería la sexta propuesta de la junta municipal del distrito Bellavista-La Palmera celebrada ayer en el colegio Las Irlandesas la que expondría la posibilidad de cambiar el nombre del último tramo de la calle Bami como vía de Mary Ward. El voto a favor fue unánime.

Fundadora de la congregación Instituto Bienaventurada Virgen María, Mary Ward nació en York en 1585 para ser una mujer «nacida fuera de su tiempo», como así la definió la delegada de la Mujer, Dolores de Pablo-Blanco, antigua alumna de esta escuela y admiradora de la labor de esta religiosa. «Tuvo una gran clarividencia del papel de la mujer en la sociedad, en una época en la que dicho papel era inexistente. Luchó contra viento y marea y merece que su labor sea conocida por toda la ciudadanía de Sevilla» explicaba la delegada en un contundente y emotivo discurso a favor de dicha propuesta.

De este modo, fue aprobado el cambio de nombre del último tramo de la calle Bami. La nomenclatura Mary Ward se colocará desde el número 33, perteneciente al colegio Las Irlandesas, hasta el cruce con Su Eminencia. Afectará a doce vecinos de los que nueve ya se han mostrado conformes con el cambio. Así, si en el próximo pleno del Ayuntamiento vuelve a recibir la mayoría de votos a favor, Mary Ward tendrá la calle que en Bellavista-La Palmera consideran que merece.

En la junta, además de la presencia extraordinaria de Dolores de Pablo-Blanco, también asistieron como público varias antiguas alumnas que no pararon de hacer fotos y, tras la aprobación, alzaron los pañuelos con la insignia de la congregación a modo de celebración. Y es que dicha propuesta permitirá que el lema de Mary Ward, «verdad, justicia, alegría y libertad», siga vivo en toda Sevilla por mucho tiempo, «unos valores de los que parte de la sociedad actual carece y que son muy necesarios» señalaba la delegada.