El portavoz municipal de Izquierda Unida en Sevilla, Antonio Rodrigo Torrijos, ha reclamado este jueves al Ayuntamiento hispalense la puesta en marcha de un amplio proceso de participación ciudadana abierto a todas las personas y entidades que estén interesadas en el futuro del Parque Guadaíra, al objeto de consensuar tanto los usos como los contenidos a implementar en esta nueva zona verde, cuyas obras está previsto que concluyan en el segundo semestre de este año.

Según ha explicado Torrijos, «ahora es el momento de involucrar a los sevillanos en este proyecto» para que «no se frustre» lo que, a su juicio, constituye una «gran oportunidad de intervención urbana, medioambiental, cultural y económica». Así, ha anunciado que se dirigirá al Gobierno local y a la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG) a fin de trasladarles esta petición con la que IU busca «favorecer la integración y cohesión territorial», además de explotar al máximo las potencialidades de una iniciativa «ilusionante y clave para la vertebración social de la ciudad».

A juicio de Torrijos, resulta fundamental la implicación vecinal para que «entre todos y todas podamos construir, con nuestras aportaciones, el futuro de este cinturón verde» que, como es sabido, abarcará principalmente a los barrios del Polígono Sur, Bami, Pineda, Pedro Salvador, Bermejales y Heliópolis. Asimismo, ha defendido la necesidad de que en el proceso de participación demandado se incluya también a los grupos de la oposición, con los que «no se ha contado hasta la fecha».

En este marco, el portavoz de IU considera prioritario el establecimiento de cláusulas sociales en los pliegos de contratación relativos a la fase terminal de ejecución del proyecto pero, sobre todo, al posterior desarrollo del mismo, una vez que el parque pase a estar recepcionado por el Consistorio.

Se trataría, por tanto, de reservar un porcentaje importante para garantizar la inserción laboral de personas desempleadas de las zonas colindantes en aquellos servicios que tienen que ver con la vigilancia, el mantenimiento, el funcionamiento o la realización de actividades culturales y patrimoniales en este lugar de esparcimiento.

Torrijos ha subrayado las repercusiones enormemente positivas asociadas a una medida de este tipo que, al margen de crear puestos de trabajo en unos territorios ya de por sí bastante azotados por la lacra del paro, propiciaría también la complicidad del vecindario con la conservación y protección del propio parque.

De otro lado, IU apuesta por ampliar el área prevista por la CHG para huertos urbanos, aplicando para ello criterios sociales, de autogestión y de autoconsumo. Según Torrijos, aún disponemos de espacio y de tiempo suficientes para aumentar el número de hectáreas destinadas a promover una práctica que, además de fomentar la educación medioambiental y la cultura ecológica, puede convertirse en una salida económica válida para muchas familias necesitadas en este contexto de crisis.

Igualmente y al calor de esta actuación, la federación de izquierdas cree que ha llegado la hora de transformar la carretera de Su Eminencia en una vía de servicio interna del Parque Guadaíra y desviar el tráfico rodado de esta carretera por las calles Luis Ortíz Muñoz y Escultor Sebastián Santos.

Según Torrijos esta intervención, que viene recogida y avalada por el actual Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), contribuiría a la cohesión social y evitaría la configuración de nueva barrera de segregación para el Polígono Sur por el lateral que limita con el parque, «donde se está levantando un muro que se suma al de Hytasa y al de la vía del tren y que, a nuestro entender, no contribuye en nada a la integración de esta zona en la ciudad y viceversa».

En definitiva –ha enfatizado Torrijos— las propuestas de IU para el Parque Guadaíra son consecuencia del diálogo de su grupo municipal con los vecinos y colectivos de las barriadas cercanas a este gran pulmón verde, que está llamado a poner en valor más de 60 hectáreas a lo largo de 3.000 metros desde la avenida de La Raza hasta la carretera de Utrera. Y con estas ideas –ha continuado– «lo que perseguimos es que la regeneración de este antiguo cauce no se ciña exclusivamente al ámbito paisajístico o mediomabiental, sino que trascienda también al plano económico y social».

Por último, Torrijos se ha mostrado esperanzado en que el Ayuntamiento acepte de buen grado la petición de su fuerza política de abrir un proceso de participación en torno a los futuros usos del Parque Guadaíra. Una iniciativa que, según ha recalcado, «la planteamos en clave positiva y sin ningún ánimo de crispar al Gobierno local», si bien ha lamentado, eso sí, la falta de transparencia con la que el Ayuntamiento y la CHG han venido gestando este proyecto, del que «sabemos muy poco o casi nada».