Como ya es costumbre, esta mañana se ha hecho la pertinente visita institucional a la hermandad del Dulce Nombre de Bellavista. Además, como novedad, se ha colocado en el palio de la Virgen un cirio por los donantes de órganos.

La Hermandad de Penitencia y Cofradía de Nazarenos de Nuestro Padre Jesús de La Salud y Remedios y María Santísima del Dulce Nombre en sus Dolores y Compasión ha recibido esta mañana la ya tradicional visita institucional antes de la salida procesional. Gregorio Serrano, delegado de Fiestas Mayores, Felisa Panadero, subdelegada del gobierno, Santiago Gómez, obispo auxiliar y Alfonso Lozano, hermano mayor del Dulce Nombre se han dado cita en la iglesia del Dulce Nombre de María.

Una visita emotiva que ha sacado a la luz el tema obligado: el tiempo. Mirando al cielo y con los mejores deseos, los representantes del gobierno municipal han tenido un diálogo con el obispo y el hermano mayor. En este ambiente se ha llevado a cabo, también, la colocación en el palio de Virgen Santísima del Dulce Nombre en sus Dolores y Compasión de un cirio por los donantes de órganos.

Con tanta buena fe y disposición, lo que esta mañana eran dudas y miedo a la «desilusión de quedarnos en la iglesia» ahora es alegría porque hace excasos minutos que el Cristo de la Salud y Remedios y la Virgen de los Dolores y Compasión han salido a la calle escoltados por sus mil hermanos que un año más disfrutan de su Viernes de Dolores.