Los vecinos de Manuel Gonzalo Mateu, en el barrio de Bellavista, estrenan pavimento, un arreglo que llevaban «40 años» esperando pero que esperan sea solo «un primer paso para todo lo que queda por arreglar en esta calle».

Cristina Muñoz es una estilista muy conocida en el barrio de Bellavista y como en toda peluquería, nuestra protagonista habla con sus clientes de todo tipo de temas, pero hay uno que se repite más de lo que desearía: el estado del acerado. El establecimiento de Cristina está afincado en la calle Gonzalo Manuel Mateu, una calle que estrena asfaltado pero a la que aún le quedan muchos arreglos.

«Cuando sale un cliente siempre les advierto, me da miedo que se caigan y me ha pasado varias veces», explica Cristina haciendo referencia al estado de las aceras. «El asfaltado de la calzada era necesario y estamos contentos, pero es que la acera es una vergüenza y, peor aún, un peligro».

Según varios vecinos de esa calle «hace 40 años que no se hace una obra de mejora». La propia Cristina explica que las tuberías aún son de uralita y que todas las calles de alrededor han sido arregladas excepto Manuel Gonzalo Mateu. “Hace unos años hasta tuvimos que llamar al 010 para que nos mandasen a alguien porque, del estado de las tuberías, había una plaga de ratas” cuenta la estilista que ve en el arreglo del asfalto una gran posibilidad de que su calle, después de tantos años de espera, por fin “esté en condiciones”.

El Ayuntamiento de Sevilla, a través del Distrito Bellavista-La Palmera, terminó hace unos días la rehabilitación del pavimento y asfalto de la calle Manuel Gonzalo Mateu para acondicionar y adecuar la zona. Los trabajos de esta calle consistieron en el fresado del pavimento existente la extensión del asfalto en una superficie total de unos 1.600 metros cuadrados aproximadamente. Además, también se ha colocado la señalización horizontal correspondiente en el asfalto para la correcta circulación de los vehículos por la vía.

«Antes no podíamos andar por esta calle, ahora al menos podemos hacerlo por la carretera» explica un vecino que espera que la rehabilitación del pavimento de su calle «sea solo un primer paso para todo lo que queda por arreglar».