El Grupo Socialista ha mantenido hoy una reunión con los representantes de los vecinos de la barriada de Guadaíra para analizar la valoración realizada por la Gerencia de Urbanismo del precio de sus viviendas en la que se basará el justiprecio para las expropiaciones de los pisos previas a su derribo para la construcción de una promoción de viviendas por parte de Emvisesa y la reforma de la barriada.

Este estudio, que cifra el coste total de la expropiación de 40 viviendas en tres millones de euros no tiene en cuenta, según subrayaron los representantes vecinales, la valoración realizada por Emvisesa en 2010 que fue avalada por unanimidad en el Pleno de abril de 2011. «El gobierno debe dar una explicación a los vecinos, aclararles si se están cumpliendo estos acuerdos y sentarse con los residentes de la barriada para llegar a un consenso sobre los realojos y las expropiaciones», explicó el concejal socialista, después de mantener una reunión con los representantes vecinales.

El concejal socialista subrayó que el acuerdo aprobado por unanimidad ya recogía que las expropiaciones de las viviendas debían haber finalizado a lo largo de 2012 para dar un impulso definitivo a la rehabilitación integral de la barriada, sin que durante ese año se realizara ni un solo trámite.

La única medida que se ha adoptado en los últimos meses ha sido iniciar un procedimiento de modificación del PGOU para aumentar de 100 a 120 el número de viviendas que podrá construir Emvisesa en la zona. «Se perdió todo el año pasado y ahora vuelve a faltar diálogo con los vecinos que desconocen las condiciones en las que se van a producir las expropiaciones», explicó Miguel Bazaga.

El acuerdo plenario recogía el compromiso de los tres grupos municipales para acelerar las expropiaciones de las viviendas para que el proceso estuviera concluido en 2012, para garantizar unas condiciones adecuadas de realojo y un derecho preferente a la hora de acceder a las viviendas que se construyan en los terrenos, que el justiprecio tome el mismo punto de partida que los estudios realizados en 2010 y para promover que todo el proceso se realice por acuerdo entre la Gerencia de Urbanismo y los vecinos afectados.

En este sentido, el Grupo Socialista remitirá una pregunta en la próxima Comisión de Ruegos para pedir a la Delegación de Urbanismo que aclare las condiciones, así como los plazos, en los que se van a producir las expropiaciones de las viviendas.