Los lunes de 17 a 20h en el centro cívico de Bellavista se dan clases de pintura al óleo. Un nutrido grupo de mujeres asisten a las clases que imparte María del Mar Hacha sobre una técnica pictórica tan antigua, que se conoce desde la Edad Media.

Para pintar al óleo se pueden utilizar diversos soportes: desde metal, madera, piedra o marfil, hasta los más habituales, lienzo o tabla, materiales que utilizan las alumnas del taller 2 del centro cívico de Bellavista.

A finales del siglo XIV y durante el siglo XV, fue cuando se comenzó a generalizar el uso del óleo en detrimento de otras técnicas, ya que permitía un secado más lento de la pintura, correcciones en la ejecución de la misma y una excelente estabilidad y conservación del color y fueron los pintores de Flandes los primeros en usar el óleo de forma habitual.

El aceite que más se empleaba era el de linaza, pero no era el único y cada artista tenía su propia fórmula que se solía guardar en secreto. Si bien en un primer momento la mayoría de los óleos eran sobre soporte de madera, a partir del siglo XVII con el arte Barroco los pintores eligieron como soporte favorito de sus pinturas el lienzo, siendo este más práctico para la elaboración de grandes composiciones por su posibilidad de enrollarse.

La pintura obtenida con la mezcla de aceites ofrecía muchas ventajas al pintor, entre otras, el poder realizar su obra lentamente y sin prisas, el poder retocar la obra, variar la composición, los colores, etc. Precisamente por estas cualidades fue la técnica favorita de pintores como Leonardo da Vinci, Tiziano o Velázquez.

«La técnica incluye traer a las clases pinceles de diferentes tamaños y formas, espátula, caballete y una paleta para mezclar los colores», comenta la monitora.

El delegado del distrito, Rafael Belmonte, se ha mostrado «satisfecho de que tantas mujeres del barrio estén perfeccionando la técnica del óleo y las anima a seguir trabajando duro y ver sus avances en la clausura de los talleres».