En estos días, el servicio de limpieza pública del Ayuntamiento de Sevilla LIPASAM, ha mantenido una reunión con los vecinos que pertenecen a la asociación «Bermejales 2.000» y con su presidenta a la cabeza, Concepción Rivas, quien tuvo la oportunidad de manifestar al gerente de la empresa, Francisco José Juan Rodríguez, las necesidades del barrio.

El principal problema son los excrementos caninos, así como la falta de papeleras en algunas calles del barrio de los Bermejales. De este modo, LIPASAM y la asociación de vecinos «Bermejales 2.000» han consensuado poner en marcha una campaña de concienciación ciudadana para evitar que en las calles se encuentren excrementos caninos, a través de la colocación de placas informativas.

La presidenta de la asociación de vecinos se siente muy satisfecha con la reunión mantenida con los responsables de LIPASAM y espera que estas medidas junto con la concienciación ciudadana mejore el aspecto del barrio.