El portavoz del Grupo Popular del Ayuntamiento de Sevilla, Juan Ignacio Zoido, ha defendido este jueves en el barrio de Pineda, del Distrito Bellavista-La Palmera, las «muchas mejoras» experimentadas por la zona y sus vecinos durante sus años como alcalde, demandando además al Gobierno andaluz de la socialista Susana Díaz la activación del antiguo hospital militar Vigil de Quiñones, ubicado en este entorno.

Zoido ha visitado este jueves la barriada Pineda, al pie de la avenida de Jerez, frente a Los Bermejales, recordando que en una visita anterior se comprometió en su calidad de alcalde a «mediar ante el Ministerio de Defensa para conseguir la demolición de un edificio de antiguas viviendas militares abandonadas, que estaba abandonado y tapiado». El derribo, según expone, «en próximas semanas será una realidad, porque ya han comenzado los trabajos».

«El pasado 29 de julio se firmó el acta para el inicio de obras y desde ese mismo momento, la empresa adjudicataria procedió a solicitar los permisos pertinentes para iniciar la obra. Por lo tanto, es un compromiso cumplido con los vecinos», ha enfatizado.

Además, ha señalado respecto a su anterior mandato la instalación de un badén para el paso peatonal que enlaza este barrio con el de Los Bermejales, justo al otro lado de la avenida de Jerez, y la instalación en la zona de una nueva parada de la línea 37 de Transportes Urbanos de Sevilla (Tussam), que conecta el Prado de San Sebastián con Bellavista.

Se trata, según defiende, de algunas de «las muchas mejoras que ha experimentado este barrio en los tres últimos años», aprovechando su visita a la zona para demandar una vez más que la Junta de Andalucía ponga de una vez en servicio el antiguo hospital militar Vigil de Quiñones, en desuso desde que el Ministerio de Defensa lo cediese a la administración andaluza «hace ya once años». «El hospital», según avisa, «se ha convertido en un monumento a la desidia y la falta de gestión a la que por desgracia nos tiene acostumbrados el gobierno regional».

«Si se tuviera interés, el hospital ya estaría abierto, seguro que hay muchas fórmulas, como abrirlo de forma paulatina, poniéndolo en servicio por partes. Se trata de un ejemplo sangrante de la falta de compromiso y de interés de la Junta de Andalucía con Sevilla», dice.