Con la llegada de la primavera y el buen tiempo, se ha vuelto a celebrar el rastrillo de Heliópolis en la plaza de los Andes, junto al bar Avelino, coincidiendo con una nueva estación del año. La próxima será con la llegada del verano.

Numerosos artículos se pueden comprar; desde pendientes y collares hasta cestas de rafia, flores, esculturas, trabajos artesanales, artículos de moda o decoración o productos relacionados con la repostería, como mermeladas artesanales.

El rastrillo cuenta con una página en la red social de Facebook, El rastrillo de Heliópolis, donde se pueden encontrar imágenes con los productos que se ofrecen, así como noticias de actualidad relacionado con el mercadillo y se anima a todos los vecinos y sevillanos a que asistan al mercadillo solidario.

Cristina Terry, su fundadora, señala que el mercadillo sació con la finalidad de que los vecinos pusieran a la venta cosas que tienen en sus trasteros en desuso y pudieran servir a otros sevillanos. Hace ya la friolera de cuatro años cuando Terry comenzó con este proyecto en Fundomar, situado en la avenida de Italia en Los Bermejales. «Eran unos mercadillos que duraban tres días y desde entonces seguimos con esta iniciativa que cada día tiene más adeptos en todos los barrios de nuestra ciudad», comenta orgullosa.