Conforme a lo esperado, marcando el reloj las doce, comenzaban a agolparse los vecinos, empujados por la curiosidad. Una charanga llamaban a los viandantes a acercarse al Q-Cross para ser partícipes de un evento pionero en la ciudad: el Cash Mob.

José Manuel Mira con un speech esclarecedor daba comienzo al esperado y anunciado Cash Mob. Una vez hechas las intervenciones pertinentes todos los asistentes corrieron a comprar algún artículo a los establecimientos del Paseo de Europa. También lo harían el delegado del distrito Bellavista-La Palmera, Rafael Belmonte, el delegado de Fiestas Mayores, Gregorio Serrano, el delegado de Participación Ciudadana, Beltrán Pérez y el portavoz socialista Juan Espadas, quienes no quisieron perderse esta fiesta del comercio.

Todos ellos, reunidos con el fin de motivar el comercio de proximidad, acudieron a la librería «El oso y su libro» para adquirir alguna obra que desearan conocer. Un gesto a simple vista cotidiano pero que puede ayudar a todos aquellos «establecimientos, autónomos y comerciantes en general que hacen frente a esta crisis de una manera directa».

Además de esta librería, los que desearon participar tuvieron un amplio abanico de posibilidades. Desde zapaterías, hasta hasta perfumerías, peluquerías y complementos. Cualquier tienda era válida, solo había que comprar y a cambio, recibir un vale para un sorteo que se realizaría posteriormente.

Ayudando al comercio local, cuantas veces quisieran, los participantes podían saciar sus necesidades gastronómicas en el quisoco Q-Cross, situado en el mismo Paseo. El clima acompañaba, la compañía también y la sensación de haber aportado un granito de arena a muchas familias es impagable. Así que con buena música, una charanga que arrancaba bailes y un magnífico día rodeado de familiares y amigos, se puede decir que el Cash Mob ha sido todo un éxito y que tanto comerciantes como participantes ya están pensando en el próximo.