La compañía sevillana Famori, especializada en fabricación, desarrollo e instalaciones de sistemas de proyección, y multitouch, ha desarrollado el software para la presentación, de manera virtual y retroproyectada, de los nuevos modelos de tablas de kite de la tienda de Gisela Pulido, campeona del mundo de kite surf, en Tarifa (Cádiz).

El montaje, patrocinado por Red Bull, recrea de manera virtual los nuevos diseños (delantera y trasera) de manera que el cliente puede estudiar y valorar el diseño de cada una sin necesidad de que el establecimiento tenga obligatoriamente un determinado stock de unidades.

Para este acto, Famori ha ideado y montado el hardware necesario (proyector, reproductor multimedia y pantallas de recorte con siluetas) y ha desarrollado el software realizando un ‘mapeo’ de la tabla para poder proyectar sobre la misma de manera exacta, logrando que cualquier tipo de animación solo se vea sobre el espacio de la tabla.

Esta presentación entra dentro del área de holografías desarrolladas por Famori, en la que se combinan imágenes con objetos reales y personas con imágenes virtuales. Otras áreas de trabajo son el suelo interactivo, la barra interactiva, monitor, pantalla y mesa multitouch, escaparate interactivo, pantalla de niebla, personajes virtuales, orquesta o tirachinas interactivo.

Famori

Famori es una compañía sevillana con diez años de experiencia especializada en el desarrollo de software y montaje de proyecciones interactivas y multitouch, fundamentalmente en presentaciones y eventos. Su fundador, Adrián Ortiz, apenas cuenta actualmente con treinta años, lidera un proyecto en el que le acompañan otros tres socios, y ha recibido el Premio Andalucía Joven y el Premio Nacional Joven Empresario.

En apenas una década ha conseguido trabajar para grandes clientes como Coca Cola, Philip Morris, Vodafone, Orange, BBVA, Heineken, Iberia, Mc Laren, Chanel, Nestlé, Seat, Mazda, Iberdrola, Telónica o Cruzcampo y trabajar en sectores diversos como telefonía, automóvil, bebidas, aeronáutica, aeroespacial y alimentación. Ha exportado su tecnología a Norteamérica, Centroeuropa o Asia y factura anualmente más de medio millón de euros.