La sede de la Asociación de Vecinos de Heliópolis acogió una reunión el pasado lunes con los propietarios o representantes de todos los negocios del barrio (bares, restaurantes, tiendas, supermercados) para estudiar la situación creada desde hace unas semanas por las intervenciones policiales los días de partido del Betis.

Según informó la asociación en una nota, a la reunión asistieron el delegado y la directora del Distrito Bellavista-La Palmera, Rafael Belmonte y Carmen Caparrós, y la presidenta de la Asociación de Vecinos de Reina Mercedes, Reyes Puig.

El presidente de Los Andes informó a los presentes de la reunión celebrada con el delegado de Seguridad el 19 de febrero para hacerle llegar la preocupación de los vecinos por los actos vandálicos ocurridos en las últimas jornadas en las que el Betis había jugado en Heliópolis (aparcamiento de vehículos en las zonas de juegos infantiles, pintadas, bloqueo de puertas y garajes, etc…) y la solicitud de medios para acabar con esas situaciones. En esa reunión «no se habló de los establecimientos del barrio ni se pidió ninguna actuación contra ellos, aunque ahora parece que la Policía Local dice que sus últimas actuaciones están basadas en las peticiones formuladas en aquella reunión con el delegado de Seguridad. El presidente lo negó y ofreció como prueba el resumen de la sesión publicada al día siguiente en esta web», han señalado en un comunicado.

El delegado del Distrito intervino para decir que asistía a la reunión para «dar la cara» en nombre del Ayuntamiento, para escuchar en persona las quejas que se quisieran formular y para expresar su compromiso de mediar para tratar de encontrar soluciones que, sin vulnerar la legalidad, permita restablecer la normalidad.

La directora del distrito, por su parte, expuso las gestiones realizadas para el levantamiento rápido del precinto policial, que permitió abrir de nuevo los negocios clausurados, e insistió en la necesidad de cumplir rigurosamente la normativa sobre venta y consumo de alcohol en la calle.

Los propietarios de los negocios intervinieron para contar en primera persona lo ocurrido en las dos últimas jornadas futbolísticas: «entrada de policías en los locales y desalojo de los mismos, cierre y precinto de varios de ellos, imposición de multas, zarandeos y gritos, todo ello sin explicar los motivos de semejante actuación ni las leyes o normas que pudieran estar infringiéndose». Varios de los presentes hicieron notar que nunca se habían producido actuaciones policiales ni creado situaciones tan violentas ni desproporcionadas, ni siquiera con ocasión de partidos de alto riesgo. Todos se declararon conscientes de la existencia de la Ley Antibotellón y de las Ordenanzas Municipales que les afectan, entienden que no infringieron ninguna norma legal y que no hicieron esos días nada diferente a lo que ha venido haciendo desde que el Betis empezó a jugar en su actual campo. «No se nos puede culpar de lo que ocurra en la calle y menos que no se actúe contra los alborotadores, si los hay, y sí contra unos negocios legales, que pagan sus impuestos y cumplen las normas legales que les afectan».

Los empresarios destacaron la situación de inseguridad jurídica en la que se sienten. Faltan por jugarse en Heliópolis dos partidos y no saben cómo actuar, por lo que en la duda prefieren no abrir a pesar de perjuicio económico que eso supone para unos negocios que suelen hacer sus mejores cifras de caja los días de partido.

En este sentido, los reunidos acordaron dar unos días al delegado del distrito para ver si es posible conseguir un cambio de actitud de la Policía Local y garantía de que podrán abrir sus negocios sin miedo a que se repitan actuaciones como las vividas a raíz de los últimos partidos. Si no obtienen una respuesta satisfactoria a su demanda de seguridad jurídica por parte del Ayuntamiento, el próximo día 12 no habrá bares, restaurantes y tiendas abiertas en Heliópolis en las horas previas al partido de fútbol.