Cinco años regentando una papelería en la calle Reino Unido son más que suficientes para conocer las carencias que tiene o más bien tenía, el barrio de Los Bermejales. José Manuel Mira ni corto ni perezoso decidió que ante los problemas había que poner soluciones y para ello fundó la Asociación de Comperciantes y Profesionales de los Bermejales (ACOPROBER).

«Los Bermejales no tenía asociación de comerciantes, estábamos indefensos y la crisis ya fue el detontante» estas son las razones por las que Mira eligió coger el toro por los cuernos. Todo comenzó en marzo de 2011, hace tan solo un año y medio pero los cambios han llegado pasos agigantados.

El emblemático mercado de arte y diseño, la exaltación a la saeta, las barbacoas solidarias o las catas de vino son un ejemplo de que José Manuel no descansa ni un minuto. Entre la papelería, su familia y la asociación no da abasto. Tres teléfonos y una agenda apretadísima le acompañan a todas partes. Una labor que realiza de forma altruista por más de setenta comerciantes del barrio.

«Fidelizar el comercio del barrio y abrirlo al resto de la ciudad» esos son los objetivos que tiene marcados Mira desde el día de la fundación. Por ahora, con mucho esfuerzo y poco descanso, lo que era un proyecto se ha convertido en toda una sociedad consolidada. Hasta mil personas han llegado a visitar el mercado de arte y diseño, «viene gente hasta de Punta Umbría» asegura.

«Aquí se puede encontrar de todo sin tener que desplazarse y con el trato personal y cercano del comercio de proximidad» además en los Bermejales «tenemos un espacio muy bueno para el comercio». Y es que José Manuel defiende que el barrio es excelente para establecer nuevos negocios porque «es un barrio joven, con proyección de futuro se está equipando cada vez más».

Con un socio honorífico como el Embajador de Finlandia, un acto de exaltación a la saeta que lleva el nombre, ni más ni menos, del gran Pepe Peregil y un mercado de arte y diseño que se ha convertido en cita obligada para los domingos, hay algo en los Bermejales que funciona muy bien.

«Vamos a seguir reivindicando lo que necesita el barrio, a pesar de no ser un buen momento, remando todos en la misma dirección podemos conseguirlo todo» son las palabras de un padre, el de los comerciantes que no deja indefenso a ni uno solo de sus hijos, que luchará por su futuro cueste lo que cueste.