El Grupo Martín Casilla ha anunciado que este jueves inaugurará, tras 20 meses de trabajos, el nuevo aparcamiento subterráneo Sagrado Corazón de Sevilla, que abrirá sus puertas al público este viernes, con una capacidad de 239 plazas distribuidas en tres plantas y que ha contado con una inversión cercana a los seis millones de euros.

En un comunicado, la constructora explica que la edificación está localizada entre las avenidas Manuel Siurot y La Palmera y la calle Francisco Murillo de Sevilla y que el aparcamiento ha sido construido con recursos propios. Sus 239 plazas se distribuyen en tres plantas subterráneas, con 76 en la denominada sótano 1, 81 en la sótano 2 y 82 en la sótano 3, sobre una superficie total de 6.000 metros cuadrados.

La instalación ha sido construida bajo la zona deportiva y recreativa al aire libre del Colegio Mayor Almonte, en terrenos propiedad de Sociedad de Iniciativas Educativas SA, quien ha concedido un derecho de explotación por 40 años a Martín Casillas. La dirección, tanto del proyecto como de la obra, ha correspondido a BC Estudio.

En la ejecución del nuevo estacionamiento, que viene a cubrir las necesidades de plazas públicas de aparcamiento de esta zona de la ciudad y que contribuirá a mejorar la movilidad y la seguridad vial en las calles circundantes, «se han cuidado especialmente los acabados tanto interiores como exteriores, que dan como resultado un parking de muy alta calidad». Asimismo, se ha puesto un especial interés en las dimensiones de los viarios y las plazas, para conseguir una «elevada comodidad en su uso».

Así, señala que posee además numerosas singularidades, indicando que la más llamativa la constituyen los paneles de formica serigrafiados con imágenes diversas que decoran las paredes, con distinta temática en cada planta, de forma que el usuario pueda recordar dónde ha dejado el vehículo no sólo por el color de la planta, sino también por la imagen representativa frente a la que haya aparcado. Además, cuenta con instantáneas de lugares emblemáticos de la ciudad y paisajes naturales, estando un lateral está ilustrado con fotografías de calles del centro de Sevilla en las que Martín Casillas ha realizado alguna intervención.

Como se ha mencionado, cada planta ha sido tratada con una pintura de diferente color, de especial resistencia y durabilidad, habiéndose acabado también los techos con pintura de color blanco que «garantiza luminosidad». «Esta especial luminosidad se ve reforzada en la primera planta por un sistema de iluminación led, que también se encuentra en puntos de luz indicativos de plaza libre y ocupada», añade.

Para incrementar el ahorro energético, en las luminarias de todas las plantas se han colocado pantallas con un balastro electrónico incorporado que permite que en posición de espera se consuma un diez por ciento, que alcanza el cien por cien ante la proximidad de un usuario. Para economizar aún más energía, cada planta está dividida lumínicamente en cuatro sectores. «Esta apuesta por la sostenibilidad se completa con dos plazas con sus respectivos cargadores para vehículos eléctricos», señala, tras explica que se ha instalado un innovador sistema de vídeo-vigilancia, con una cámara de grabación permanente por cada dos plazas, al tiempo que un cartel a la entrada de cada planta informa en todo momento del número de plazas libres.

Las obras, que en su fase más activa han empleado a más de 30 trabajadores, han implicado también la reurbanización de la parcela privada en superficie del Colegio Mayor, y la reurbanización de la calle Francisco Murillo. Al respecto de la primera, se han definido dos aparcamientos laterales que enmarcan una pista polideportiva, otra de pádel, una piscina con zona verde y un aparcamiento para bicicletas, además de zonas ajardinadas de cuya terminación se ha hecho cargo EMSA, la filial verde de Martín Casillas.