En la calle Tarfia se encuentra el Seminario de Sevilla y en estos días ha tenido lugar la jornada de puertas abiertas para todas las personas de la Archidiócesis que quisieran visitarlo. Llegaron grupos procedentes de Lora del Río, Mairena del Alcor, Carmona, Los Molares o Sevilla. La jornada se desarrolló con normalidad, aunque algunas actividades tuvieron que cambiar de localización por la meteorología.

A las 17.00h de la tarde comenzaron las visitas por el Seminario: hall, biblioteca, capillas, habitaciones, etc. Además, se desarrollaron tres talleres en el Centro de Estudios Teológicos (CET) en torno al Año de la Fe: «No era feliz sin Dios», «El día que cambió mi vida» y «Sé de quién me he fiado». También hubo un taller de globoflexia para los más pequeños y la firma de un libro de visitas gigante.

Posteriormente tuvo lugar una merienda en el comedor del Seminario y a las 19.30h comenzó la vigilia vocacional en la capilla mayor presentada por el vicario episcopal para la Nueva Evangelización, Adrián Sanabria. Y el «Adoremus» preparado por la Pastoral Juvenil.

En el acto quiso también estar presente el delegado del distrito Bellavista-La Palmera, Rafael Belmonte y compartir una agradable tarde con todos los seminaristas. «He podido conocer a los jóvenes que serán el futuro de la Iglesia. Me han contagiado su ilusión y optimismo y sé que el día de mañana estarán preparados para alentar la esperanza de todos», afirmó.