El proyecto arte-sanas de la Fundación Doña María Bermejales y que atiende a víctimas de la violencia de género llega a su fin. Como muestra de la gran acogida y el resultado que ha tenido esta iniciativa, los cuadros de las alumnas del proyecto se expondrán en el centro de mayores hasta finales de marzo.

Las paredes de la sala de usos múltiples del centro de mayores Fundomar-Bermejales están llenas de color. El color de unas historias que toman forma de obras de arte. La originalidad es tal que «están creados no sólo con pintura, sino también con diferentes materiales como piedras, gemas, legumbres, cuentas de collares, metales… etc.» cuenta Laura Villalva, trabajadora social de la Fundación y encargada del proyecto. De este modo, la exposición es apta para todos los públicos, estos materiales permiten a las personas invidentes sentir los cuadros a través del tacto. De hecho, la autora asegura que «no sólo se pueden, sino que algunos deben tocarse para poder sentirlos de verdad».

La muestra podrá ser visitada por todo aquel que lo desee hasta finales de marzo. Teniendo en cuenta que cada pincelada es un paso adelante, un barrera menos hacia una nueva vida, la verdadera vida de estas artistas que mediante estas obras dejan atrás el sufrimiento. Altamente recomendable.