La Unidad de Alergia del Hospital El Tomillar, adscrito al Área de Gestión Clínica Sur de Sevilla, atiende anualmente 7.000 consultas, destacando los casos de asma que suponen un 50% de las mismas. Se trata de una enfermedad con una elevada prevalencia, afectando a la población adulta entre un 3 y 7% y en los niños al 10%. Según los especialistas, el riesgo más importante para desarrollar asma es ser alérgico.

El asma es una enfermedad pulmonar crónica caracterizada por una obstrucción reversible de la vía respiratoria. Cursa con episodios de tos, sensación de falta de aire y ruidos respiratorios. Sin embargo, como apunta el responsable de esta unidad clínica, José Carlos Orta, «existen una serie de factores externos que actúan como agravantes de las crisis, como determinados alérgenos ambientales (ácaros del polvo, pólenes, pelos de animales y hongos ambientales), virus respiratorios, el humo del tabaco, el ejercicio físico, ciertos medicamentos y algunas de sustancias químicas que irritan las vías aéreas».

Los especialistas en alergia recomiendan un diagnóstico individualizado de la enfermedad, en la que inciden tanto factores genéticos como ambientales. De este modo, se identifica el origen de la enfermedad para instaurar medidas preventivas adecuadas y disponer de un tratamiento precoz que facilite el control de la enfermedad y una mejora en la calidad de vida del paciente.

La estadística general vincula el origen alérgico del asma en los menores en un 80% y en los adultos en un 50%. Precisamente, el asma bronquial es la enfermedad crónica más frecuente en los niños, de ahí la importancia de un diagnóstico precoz donde se identifique la causa para un tratamiento integral que prevenga y contrarreste las crisis.

En este sentido, destaca en este centro hospitalario el funcionamiento de innovadores métodos diagnósticos, como es el caso del óxido nítrico en aire exhalado para medir el grado de inflamación bronquial de los pacientes asmáticos. Anualmente, sus especialistas realizan en torno a las 300 pruebas con este método. A esta técnica también se suma la del diagnóstico combinado cuyo objetivo es afinar lo máximo posible en el origen del asma en paciente polisensibilizados a los alérgenos. Para ello, se determina con un análisis de sangre el componente molecular sobre los alérgenos y, de este modo, el paciente es tratado con una vacuna más adecuada en relación a su manifestación alérgica más prevalente.

Por lo que respecta a los tratamientos con inmunoterapia destinados a la enfermedad alérgica respiratoria, la Unidad de Alergia del Hospital El Tomillar suministró el pasado año un total de 4.000 dosis de vacunas.

Asimismo, esta unidad ha sido pionera en el empleo en España de terapias innovadoras como es el caso de tratamientos biológicos con anticuerpos monoclonales en el subgrupo de pacientes asmáticos alérgicos graves y mal controlados. Actualmente reciben este tipo de terapia 20 pacientes.