El delegado del distrito Bellavista-La Palmera, Rafael Belmonte, ha querido visitar junto a algunos vecinos de Bellavista las instalaciones del vivero de Miraflores, perteneciente al área de Parques y Jardines del Ayuntamiento de Sevilla, y ver de este modo el proceso de crecimiento y maduración de los árboles y arbustos que allí se encuentran destinados a embellecer las calles de los barrios de Sevilla.

Allí pudieron hablar con los técnicos del vivero de las necesidades que tienen en el barrio, fundamentalmente de flores, con la esperada llegada de la primavera en la que esperan mejorar los parterres de la zona de Bellavista.

El distrito Bellavista-La Palmera visita el vivero de Miraflores Petunias serán las flores que en las próximas semanas se planten en los parterres de la calle Camino de la Ermita Virgen de Valme. Unas flores de temporada. La floración es abundante, sin parar desde principios de primavera hasta finales de otoño. Las flores pueden tener cualquier color excepto el naranja, son clasificadas como inodoras aunque la planta exhala un agradable aroma. Son ampliamente utilizadas en jardinería, dada su variedad de colores y su facilidad de cultivo y producción. Son increíblemente útiles en la ciudad de Sevilla ya que su momento de floración dura todo el año.

Los vecinos quedaron muy satisfechos con el trato recibido en el vivero de Miraflores por parte de los responsables y esperan que «en las próximas semanas cuenten con las nuevas flores y de este modo tengan una mayor vistosidad los parterres de las calles del barrio de Bellavista», ha señalado Francisco Jiménez, vecino de Bellavista.

El delegado del distrito Bellavista-La Palmera, de este modo cumple con una petición vecinal y se ha comprometido a mantener contacto con directo con los responsables del vivero de Miraflores para tener una mejor comunicación y poder tramitar las peticiones con mayor celeridad.

«Miraflores cuenta con el gran vivero que pretendía el alcalde de Sevilla, un lugar de producción de todas las plantas y árboles necesarios para la ciudad. De este modo se ahorra en la compra de especies en viveros privados y hay personal especializado para labores de conservación y mantenimiento de los parques», señala Belmonte.