Otro año más el centro de educación específica Mercedes Sanroma, situado en el barrio de Bellavista, ha disfrutado de su tradicional romería a la Virgen de Valme. Un recorrido del que maestros, alumnos, padres y muchos curiosos, han formado parte para aunar relaciones y pasar una jornada de los más tradicional.

A las once de la mañana, la carreta del Mercedes Sanroma creada por los propios maestros y alumnos del centro, salía del centro de educación específica con sede en la avenida de Jerez, tras el concesionario Opel. Flores en el pelo y trajes de gitana comenzaron la marcha hacia la Virgen de Valme. Los había que cantaban, otros tocaban las palmas, esa mañana todos estaban alegres porque volvían a vivir su romería.

Aunque las altas temperaturas ya se notaban a esas horas, nada pudo con las ganas de los peregrinos de visitar su virgen. Una vez allí se celebró la ya también tradicional misa, que avisaba que habían cumplido con su misión. Allí en la ermita el ambiente era festivo, todos estaban contentos de estar allí y haber llegado haciendo peregrinación con sus compañeros y familiares.

La vuelta fue igual de emocionante aunque con algo más de tristeza porque la carreta del Mercedes Sanroma ya iba de regreso. Los alumnos de este centro dejaban atrás una de las experiencias que más esperan y por la que más nerviosos se ponen. Ahora habrá que esperar 365 días para volver a vivirla, pero no importa, la agenda del Mercedes Sanroma siempre esta repleta de actividades para disfrutar en convivencia.