La jornada de huelga en el Distrito Bellavista-La Palmera se ha desarrollado con normalidad y sin grandes incidentes. Los daños más destacables han sido los cajeros automáticos de la Avenida Reina Mercedes, todos ellos estaban cubiertos de pintadas.

En el barrio de Los Bermejales los comercios han abierto con total normalidad. El ir y venir de los vecinos y comerciantes era comparable a un día cualquiera. Los estudiantes universitarios también han podido asistir a las facultades con tranquilidad, aunque en este sector sí se ha notado una mayor incidencia de la huelga.

En la Avenida de Reina Mercedes todos los comercios estaban abiertos, algunos con el cartel de sevicios mínimos. Lo único destacable han sido los cajeros automáticos de la calle, todos ellos han amanecido con pintadas en las que se podía leer «Huelga General» y las pantallas totalmente cubiertas de spray color rojo.

En Bellavista la incidencia de la huelga ha sido mucho mayor. Prácticamente todos los negocios estaban cerrados a cal y canto, con carteles en los que ponía «Cerrar un día para no tener que cerrar». La calle Guadalajara, famosa por ser la más comercial del barrio, estaba completamente vacía, el propio Mercado de Abastos tenía echada la reja.

Hay que destacar que si bien casi todos los negocios del barrio no han abierto hoy, algunos establecimientos mantenían la persiana metálica entreabierta, dando a entender que querían abrir el negocio pero también tenían miedo a los piquetes. Por su parte, el Hospital de Valme y el Ambulatorio han desarrollado su actividad con total normalidad.

Es la segunda huelga general convocada este año. En Sevilla, los mayores incidentes se han desarrollado a primeras horas de la mañana a las puertas de Mercasevilla, Persán y las cocheras de Tussam. Por lo demás jornada de completa normalidad y sin grandes incidentes.