El Grupo Socialista presentará una moción en el próximo Pleno para exigir al gobierno de Zoido que «cumpla con los compromisos alcanzados con los vecinos de la barriada de Guadaíra y con los acuerdos adoptados por el Pleno en abril de 2011 y que dé una solución urgente para unos vecinos que residen en viviendas que no reúnen las condiciones mínimas». Así, en la moción se reclama que las obras de derribo, reurbanización y construcción de nuevas VPO se impulsen en 2014 y que previamente se acuerden con la asociación de vecinos los términos de la expropiación y las condiciones del realojo. «Emvisesa debe abandonar las negociaciones individualizadas con los propietarios de pisos con ofertas que están por debajo de las condiciones que podrían obtener con el justiprecio de las expropiaciones. Debe reconocer a la asociación de vecinos como interlocutor y negociar tomando como punto de partida el justiprecio de las expropiaciones. No puede seguir presionando a los vecinos para que lleguen a acuerdos con Emvisesa que le permitan hacer negocio a costa de los propietarios de las viviendas de esta barriada», explicó el concejal socialista Juan Miguel Bazaga, en alusión a las ofertas que está realizando Emvisesa a los vecinos por hacerse con los derechos de las viviendas antes de iniciar el proceso de expropiación y, por tanto, de que se establezca un justiprecio.

En la moción se solicita en primer lugar que los vecinos residentes en de Guadaíra tengan garantizado el retorno a su barriada cuando se construyan las nuevas viviendas sin que esto suponga coste alguno; y que en caso de que se queden en otras VPO obtengan los recursos suficientes por la expropiación para acceder a estas viviendas. Para ello, se solicita que el valor de los inmuebles quede determinado por el coste que van a tener las VPO que se van a construir en la zona. «Eso es lo que se aprobó por el Pleno en abril de 2011 y lo que demandan los vecinos. No se les puede exigir que abandonen sus viviendas ofreciéndoles a cambio simplemente un dinero que no les da para acceder a otro piso y sin garantizarles la opción de regresar a la barriada», resumió el concejal socialista, quien reclamó que la operación, que se ha ralentizado con la decisión del gobierno de Zoido de modificar el PGOU para aumentar la edificabilidad, debe acelerarse y ponerse en marcha en 2014.

Mientras tanto, el Grupo Socialista refleja en su moción los «graves problemas» que se están encontrando los vecinos de la barriada de Guadaíra que siguen residiendo en viviendas con problemas de seguridad y salubridad. «Se les está reclamando la presentación de la ITE pese a que son viviendas que van a ser derribadas en meses y se les están exigiendo la realización de obras de seguridad que asume Urbanismo de forma subsidiaria para luego repercutirles un coste que no pueden afrontar», explicó Juan Miguel Bazaga quien subrayó que entre las peticiones que se trasladarán al Pleno figura la ejecución de un plan de realojo provisional para aquellos residentes de viviendas en peores condiciones, así como que Urbanismo asuma los costes de las obras urgentes de seguridad y salubridad que se realicen en las viviendas.

«Los vecinos deben recibir un precio adecuado por la expropiación y deben tener una solución urgente para una situación que es insostenible», subrayó el concejal socialista, quien reclamó que en las previsiones presupuestarias para 2014 se incluya esta intervención «sin más demoras» y garantizando unas condiciones mínimas adecuadas a los vecinos que hayan sido previamente consensuadas con la asociación de vecinos.