Silencio: el XXXVIII Torneo de Ajedrez Ciudad de Sevilla se juega en Heliópolis y hasta el 19 de enero si entran en el salón Ibiza del Hotel Al-Ándalus se encontrarán 210 caras de concentración, un despiste puede costarles la partida.

Cuando Alfonso X el Sabio creó los primeros tratados del ajedrez y dio el aspecto que tiene hoy este deporte con su rey, su reina, los alfiles y las torres seguro que no imaginó que quinientos años después tuviese la misma repercusión que entonces. 210 personas se darán cita en el hotel Al-Ándalus hasta el 19 de enero para disfrutar del arte del ajedrez.

Ismael Nieto juega al ajedrez desde los 15 años. Una afición «satisfactoria» que le ha llevado a ser árbitro del Torneo Ciudad de Sevilla. Carga a sus espaldas ocho años de arbitraje y nadie mejor que él puede ratificar la «gran afición» al ajedrez que hay en nuestra ciudad. «En el año 87 se jugó el mundial de ajedrez que enfrentaría a Kárpov y Kasparov» un hito para la historia de este deporte, de sevilla y del mundo que no hizo más que incrementar el interés por este juego.

«Visión espacial, geometría y matemáticas» son algunas de las capacidades que puede acrecentar el ajedrez. «Desde chavales de 7 u 8 años a el mayor que tiene 90», no importa la edad el sexo ni si sufren alguna discapacidad, el ajedrez es para todos. Tan es así, que ya va por su trigésima octava edición y el número de participantes es el mismo. «Aunque la crisis se nota, porque la falta de subvenciones nos ha obligado a prescindir de algunos torneos, sigue habiendo el mismo número de jugadores» y lo más importante, las mismas ganas.

Así que todo aficionado que se preste debe visitar el hotel Al-Ándalus a partir de las 17.30 horas, el espectáculo es digno de ver, eso sí en silencio, sin dar pistas y antes del 19 de enero.